FACEBOOK

VISTAS
08 de Julio del 2019

Del migrante solitario, a la tragedia familiar

La migración ilegal hacia los Estados Unidos está cambiando de cara. Pasamos del primo migrante que busca el sueño americano, a las familias completas que huyen de su país.
Por generaciones las “caravanas migrantes” se conformaban de individuos que viajaban sin compañía a los Estados Unidos en búsqueda del sueño americano. Cuando llegaban a su destino, enviaban dinero a su familia, y cuando se establecía, mandaba por ella.  Pero eso ya no es así. Ahora, la migración ilegal es de familias completas que salen de sus ciudades de origen para juntos, emprender la travesía hacia el norte. De acuerdo con un reporte del gobierno de los Estados Unidos, en la frontera del Rio Grande Valley, las detenciones de unidades familiares han aumentado dramáticamente. De octubre 2018 a mayo 2019, 6 de cada 10 detenciones han sido de familias. Y aumentaron en 269% comparado con el año previo. De octubre 2018 a febrero 2019, se detuvieron a 135,812 individuos viajando en familia, mientras que un año previo se capturó a 36,773 migrantes. Aunque aún hay viajeros solitarios o menores sin compañía, lo disruptivo, es el incremento de familias emprendiendo la travesía de llegar al norte. Un viaje que se vuelve aún más peligroso.  Un ejemplo de ello es la Familia Martínez Ávalos. Tania de 21 años, su esposo Óscar de 26 y su hija la pequeña Valeria, de menos de 2 años; salieron de El Salvador un país desgarrado por la pobreza y la intensa guerra de pandillas. [caption id="attachment_43127" align="alignleft" width="300"] Tania, Valeria y Óscar[/caption] Óscar no quiso dejar a su esposa y a su hija, y en la travesía la familia tuvo un fatal desenlace. El papá y la pequeña Valeria murieron ahogados intentando cruzar el Río Bravo. ¿Por qué Óscar se arriesgó a cruzar con su pequeña en brazos? Porque el trámite para tener una oportunidad de llegar a Estados Unidos se tardó más de lo que esperaban. Porque las condiciones de los albergues son deplorables. Porque el sistema no está preparado para la migración familiar. Ni los países de paso, como el nuestro, ni Estados Unidos están listos para recibir familias completas. Todo el sistema migratorio está diseñado para esos viajeros solitarios de hace años. Para el tío o el primo migrante que se iban para los Estados Unidos a probar suerte. Sin embargo, es evidente que esa política ya no funciona. El gobierno de los Estados Unidos denunció la sobrepoblación y hacinamiento en sus centros de detención de Rio Grande Valley y El Paso, Texas. Las instalaciones están rebasadas en su capacidad y las condiciones no son las adecuadas para familias con niños. De hecho las familias no permanecen juntas ya  que cuando son detenidos por cruzar ilegalmente, los niños son separados de sus padres y enviados a otros centros. Un grupo de abogados entrevistó a 50 niños migrantes que permanecen detenidos en un centro de Texas. Estos investigaban si las oficinas de Migración de los Estados Unidos estaban cumpliendo con el acuerdo de Flores. Donde especifica que los niños deben mantener en sitios higiénicos y seguros. Lo que descubrieron no lo esperaban. Los menores denunciaron que los guardias obligan a que los niños mayores cuiden a los menores, que pueden ser de 2, 3 o 4 años. Además hay enfermedades como piojos y gripa. Las condiciones de higiene son pésimas incluso pueden pasar días para que les permitan tomar un baño. Duermen en el suelo en cuartos muy fríos. Y algunos denunciaron que sólo recibieron 1 cobija; ya sea para protegerse del frío o del cemento. Inclusive estas condiciones han provocado que se comparen los centros de detención de migrantes con campos de concentración. Y es que lo que se veía inimaginable en el 2012, sucedió en el 2018. En 7 años las detenciones de unidades familiares aumentaron de un 10 a un 40% Y parece que nadie lo vio venir.