16 de septiembre 2021

24 de agosto 2021

Política

México, sus violencias y Afganistán

La decisión del canciller Marcelo Ebrard de abrir las puertas a refugiados de Afganistán fue aplaudida por muchos. Pero también recordó, como la nación centroasiática, México también vive graves problemas de desplazamiento forzado y violencia contra las mujeres.

Por Magenta Staff

COMPARTE ESTA HISTORIA

En un gesto de apertura humanitaria, el canciller Marcelo Ebrard anunció en su cuenta de Twitter que México abrirá sus puertas a los ciudadanos afganos (Afganistán) que busquen refugiarse en México ante el retorno de los talibanes al poder.

Y es que, el problema que se vive en la nación centroasiática, no es poca cosa.

De acuerdo con los estimados más recientes de la agencia de refugiados de Naciones Unidas, 400 mil personas han tenido que huir de sus hogares desde inicios de año, sumándose a los 2.9 millones de afganos que ya habían sido desplazados internamente a lo largo y ancho del país a finales de 2020.

Según refiere la agencia internacional, alrededor del 80 por ciento de los 250 mil afganos que han huido desde finales de mayo, son mujeres y niñas.

Y mientras que la medida del gobierno mexicano recibió una que otra celebración inesperada, como la de la diputada federal, ex candidata presidencial y férrea crítica de la 4T, Margarita Zavala; también arrojó luz a dos grandes problemáticas de similar naturaleza que se viven dentro de México. 

Primero, el desplazamiento interno forzado del que se tiene registro. Y, segundo, la creciente violencia que padecen las mujeres en México.

Aunque el desplazamiento forzado en el país no alcanza las proporciones de Afganistán, las cifras más recientes indican que, desde 2006, un total de 346 mil 945 mexicanos se han visto obligados a dejar sus hogares, principalmente para evitar los efectos de la violencia de grupos armados.

De acuerdo con datos de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, en 2019 los eventos de desplazamientos forzados masivos ocurrieron en Chihuahua, Sinaloa, Hidalgo, Tamaulipas, Oaxaca, Michoacán, Durango y Chiapas, sumando un total de 8 mil 644 víctimas, de las cuales un 43 por ciento fueron personas indígenas. 

El otro gran problema en México, que incluso superaría en proporción a Afganistán, es el de la violencia contra las mujeres. 

En 2020, México cerró el año con 3 mil 723 muertes violentas de mujeres, sumando homicidios dolosos y feminicidios, de acuerdo con información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Es decir, más de 10 mujeres asesinadas, a diario. 

Y la violencia va en aumento. Según datos oficiales, entre 2015 y 2020, el delito de feminicidio aumentó en un 130 por ciento. 

2021 pinta un panorama aún peor, pues en los primeros cinco meses los feminicidios han incrementado en un 7.1% con respecto al año anterior. Las violaciones, en un impresionante 30%. 

Así que, mientras la medida anunciada por el canciller Marcelo Ebrard para asistir a los y las afganas en necesidad es aplaudida por muchos, otros tantos exigen que se aplique la misma urgencia -si no es que más- a la población nacional.

Publicidad
Publicidad
Publicidad