FACEBOOK

VISTAS
05 de Junio del 2019

México mueve sus contactos en Washington

Marcelo Ebrard se reunirá con su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, y con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. El canciller busca disuadir al gobierno de Donald Trump de imponer aranceles generalizados a las exportaciones mexicanas
El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se reunirá este miércoles con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y, de acuerdo a fuentes citadas por The New York Times, con el secretario de Estado, Mike Pompeo. El canciller mexicano pretende disuadir a la administración de Donald Trump de implementar un arancel a todas las exportaciones mexicanas. El Presidente de Estados Unidos dijo que si no se llegaba a un acuerdo para que el gobierno de México tome un rol más activo en detener la inmigración ilegal, una tarifa generalizada de 5 por ciento entrará en vigor el 10 de junio. El impuesto podría elevarse a 25 por ciento si la Casa Blanca considera que México no realiza esfuerzos suficientes para bloquear el flujo de migración en su frontera sur. Marcelo Ebrard se muestra optimista sobre el resultado de la reunión. A través de Twitter, comunicó que, desde su punto vista, existe un 80 por ciento de probabilidad de que no se apliquen los aranceles a las exportaciones mexicanas. Esto, a pesar de que el gobierno mexicano ha rechazado la posibilidad de ser considerado un tercer país seguro, es decir, que sea México y no Estados Unidos el encargado de proveer asilo a los migrantes refugiados. La Secretaría de Relaciones Exteriores, de la mano del Consejo Coordinador Empresarial, han movilizado sus contactos e influencia en Washington. Ayer, Mitch McConnell, el líder de mayoría en el Senado, dijo que la bancada del Partido Republicano estaba lista para bloquear la entrada en vigor de los nuevos aranceles. “Estamos poniendo una pistola en nuestra propia cabeza”, aseguró John Cornyn, Senador republicano por Texas. En este sentido, un grupo de siete ex embajadores de Estados Unidos en México publicó un artículo condenando la amenaza arancelaria del Presidente Trump. La principal petición de los diplomáticos, que sirvieron en gobiernos republicanos y demócratas, es separar la discusión migratoria de la negociación comercial. “Si Estados Unidos impone nuevas tarifas, esperen que México haga lo mismo en relación a bienes agrícolas estadounidenses que van a tener muy poca probabilidad de encontrar nuevos mercados en el corto plazo”, escribieron en el portal CNBC. El documento fue firmado por Antonio Garza, Roberta Jacobson, Earl Anthony Wayne, James R. Jones, Jeffrey Davidow y Carlos Pascual. Las dos principales asociaciones de negocios en Estados Unidos, la Cámara de Comercio y la Mesa Redonda de Negocios, también se pronunciaron en contra de la posibilidad de implementar tarifas a todas las exportaciones mexicanas. Estos dos grupos, que en conjunto gastaron cerca de 118 millones de dólares en cabildeo el año pasado (de acuerdo a datos del Center for Responsive Politics) alertaron sobre el riesgo que esto significa para la aprobación del T-MEC en el Congreso estadounidense. El tour de Marcelo Ebrard en Washington también incluyó una reunión con la líder de mayoría en la cámara baja, la congresista demócrata Nancy Pelosi.