17 de agosto 2022

4 de agosto 2021

Política

México contra las armas de Estados Unidos: una victoria imposible

En un acto sin precedentes, el gobierno de México demandó en una corte de Estados Unidos a fabricantes de armas de ese país por prácticas negligentes que permiten el tráfico de sus productos. ¿El problema? Estás compañías están blindadas legalmente.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?
El gobierno de México demandó en una corte federal de Estados Unidos a fabricantes de armas de ese país para buscar compensación por las presuntas prácticas negligentes que permiten el tráfico de sus productos. Sin embargo, la inusitada acción del gobierno mexicano difícilmente tendrá éxito debido al blindaje legal con el que cuentan estas poderosas compañías. 

¿Por qué es importante?
Una acción legal con pocas posibilidades de ganar respondería más a un ejercicio de relaciones públicas y de presión política hacia Estados Unidos que a un intento genuino de detener el flujo de armas de Estados Unidos a México. 

Detalles:

  • Existe un poderoso instrumento legal que protege a estas compañías de demandas como la presentada por el gobierno mexicano: la Ley de Protección de Comercio Legítimo de Armas (PLCAA, por sus siglas en inglés). 
  • La ley fue promulgada en 2005 durante la administración del republicano George W. Bush luego de intenso cabildeo de la industria armamentística para proteger de litigios civiles a los fabricantes y distribuidores. 
  • Los esfuerzos para la promulgación de esta ley fueron una respuesta a numerosas demandas a principios de los noventa emitidas por más de 40 ciudades de Estados Unidos, las cuales argumentaban que los fabricantes de armas crearon un problema público a través de prácticas comerciales que permitían la venta ilegal de armas en mercados secundarios -así como su tráfico ilegal- para luego ser utilizadas en crímenes violentos. Este es el mismo argumento empleado por el gobierno de México en su acción legal en Estados Unidos. 
  • La demanda civil fue presentada por el Gobierno de México ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito de Massachussets y anunciada este miércoles por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en conferencia de prensa.
  • El gobierno de México alega que las empresas Smith & Wesson; Barrett Firearms; Colt’s Manufacturing Company; Glock Inc; Sturm, Ruger & Co, Inc y otras sabían que sus prácticas comerciales generaban daño al país, por lo que buscan compensación por daños, la cual se estima en hasta 10 mil millones de dólares, aunque el monto se determinará en juicio. 
  • «Si no hacemos una demanda de esta naturaleza y si no la ganamos, no van a entender, van a seguir haciendo lo mismo y vamos a seguir teniendo muertos todos los días en nuestro país», dijo Ebrard durante el anuncio. 
  • La demanda también exige que las empresas monitoreen las armas y en su caso sancionen a los distribuidores involucrados en el tráfico ilícito; que incorporen mecanismos de seguridad en sus armas; que financien programas para prevenir el tráfico ilegal y que detengan las «prácticas negligentes» que dañan a México. 

Contexto:

  • Pese a que el tema del flujo armamentístico irregular de norte a sur ha sido tema en la agenda bilateral desde el sexenio de Felipe Calderón y el auge de la violencia relacionada con la llamada “Guerra contra las drogas”, nunca antes el gobierno mexicano había ejercido una acción penal en Estados Unidos contra las empresas que históricamente han sido señaladas por sus laxos controles en torno a la proliferación de sus productos. –
  • Desde el inicio de la administración de López Obrador, la cancillería encabezada por Marcelo Ebrard había redoblado sus esfuerzos diplomáticos con Estados Unidos para abordar el tema del flujo de armas hacia México. 
  • Según refiere la investigación The Cartel Project, las organizaciones criminales han ingresado entre 2.2 y 3 millones de armas a México en los últimos 15 años.
Publicidad
Publicidad
Publicidad