FACEBOOK

VISTAS
27 de Marzo del 2019

Meten golpe a ‘autogobiernos’ en penales de Nuevo León

Con el objetivo de acabar con el desorden en los penales de Nuevo León, autoridades estatales realizaron un operativo de traslado de internos de alto peligro a centros penitenciarios federales
En los últimos años matanzas, motines, reportes de abusos y un caos generalizado por el autogobierno y la falta de atención de las autoridades han caracterizado a los penales en Nuevo León. Pero muy pronto, esto podría cambiar. Y es que durante la noche de ayer y la madrugada de hoy, fueron extraídos del sistema penitenciario de Nuevo León 504 internos considerados de alto peligro, y trasladados a dos centros federales. En el operativo participaron cerca de mil 500 elementos de seguridad, quienes movieron a 300 reclusos del Penal del Topo Chico, 90 de Apodaca, 72 de Cadereyta y 42 del Centro Único de Mujeres. De acuerdo a las autoridades, los internos fueron seleccionadas por su nivel de peligrosidad y participación en delitos de delincuencia organizada. El objetivo, aseguran, es terminar con el autogobierno, el cobro de cuotas, los motines y los homicidios -algunos de ellos masivos- que se han suscitado en la última década en los penales de Nuevo León. Para lograr la extracción de los reos, el operativo se llevó a cabo de forma simultánea en cuatro penitenciarías: El Topo Chico en Monterrey, Apodaca y Escobedo al norte del área metropolitana, y Cadereyta, a unos 25 kilómetros de la capital regiomontana. El operativo fue dirigido por Eduardo Guerrero Durán, asesor penitenciario del gobierno estatal, quien explicó que con esta operación se busca acabar con el control de la delincuencia organizada, además de mejorar las condiciones de vida de los demás internos que son extorsionados por reos de distintas organizaciones delictivas. Durante el operativo de anoche, más de mil internos fueron sacados de sus celdas módulo por módulo, maniatados con cintas plásticas y formados en los patios centrales, donde las autoridades iniciaron la extracción de las personas seleccionadas. Según las autoridades estatales, entre los reos que fueron trasladadas había integrantes del Cártel del Golfo, Cártel del Noreste y Zetas. Con saldo blanco, a las 4:00 empezaron a salir los autobuses con los internos peligrosos hacia las penitenciarías federales de Gómez Palacio, Durango, y de Ramos Arizpe, Coahuila. Los únicos sobresaltos que se registraron, fueron las amenazas de algunos internos, antes de emprender su partida. Durante la mañana comenzaron a registrarse disturbios al interior del Penal del Topo Chico, donde se reportaron al menos 13 heridos, uno de ellos por arma de fuego. En el exterior, personas que mencionaron ser familiares se reunieron en los accesos del centro penitenciario para intentar ver a sus seres queridos. Mientras tanto, otros grupos de personas bloquearon avenidas aledañas del Penal, provocando la ira de automovilistas.