FACEBOOK

VISTAS
23 de Mayo del 2019

De Mérida a Marshall

AMLO quiere reorientar la ayuda externa que México recibe de Estados Unidos. Que los recursos ya no vayan para seguridad sino a desarrollar Centroamérica y el sureste mexicano
Vamos por partes. Estas fueron las palabras del presidente de México: “Nosotros ya no queremos cooperación para reforzar medidas de fuerza. No queremos el Plan Mérida”. El Plan Mérida se creó en el 2008, en medio de la guerra contra el narcotráfico que inició Felipe Calderón. Este plan formalizó la responsabilidad mutua, de México y de Estados Unidos, para enfrentar la crisis de inseguridad por la venta de droga y delincuencia organizada. Estados Unidos inyectó cifras millonarias para apoyar a las instituciones de seguridad y justicia de México. La Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos registra que 2010 y 2015 son los años con mayor inversión para estos fines. 535 y 455 millones de dólares respectivamente. Para los años siguientes se registró aumento de la violencia en México. 2011 fue el año con más homicidios dolosos del sexenio de Calderón. Y aunque 2017 fue el año más sangriento para el gobierno de Peña, la violencia comenzó a ascender desde el 2016. Del 2010 al 2011 la tasa de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes pasó de 18.1 a 19.7, y del 2015 al 2016 el aumento fue más radical de 13.9 a 16.8. Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Y la violencia en México aún no ve fin. “México tiene cifras de muertes violentas propias de un país en guerra”, así lo dijo la Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michelle Bachelet hace un par de meses. Tanto dinero para reforzar las policías proveniente de los Estados Unidos no ha sido suficiente para frenar la violencia que hay en México. Es por eso que el nuevo gobierno quiere cambiar de estrategia, y apostarle al desarrollo. Presentó un plan de rescate o mejor conocido como Plan Marshall para Centroamérica. Fue presentado por Andrés Manuel López Obrador junto con la Comisión Económica para Centroamérica y el Caribe (CEPAL). Este plan incluye 30 recomendaciones de política pública sobre migración, economía y comercio, programas sociales y desarrollo sostenible. Uno de los principales objetivos es terminar con la migración ilegal. Propone invertir en el triángulo superior de centroamérica (Honduras, Guatemala y El Salvador) así como en el sureste de México. La lógica del plan es que sólo desarrollando la zona y dando mejores oportunidades en el lugar de origen, la migración será una opción no una necesidad. Bajo esta idea la que la administración en turno pretende cambiar la política de ayuda externa que rige la relación entre EUA y México. Dejar de invertir en seguridad para invertir en desarrollo. Todo suena muy bien. Pero, Estados Unidos aún no firma el Plan Marshall para Centroamérica. Y ellos tienen la chequera. Sin embargo en diciembre del 2018 el gobierno de EUA prometió dar una bolsa de recursos para atender el problema de la migración. El canciller Marcelo Ebrard, adelantó que Estados Unidos se comprometió a destinar 4,800 millones de dólares en cooperación y desarrollo para México. Y además ofreció 5,800 millones de dólares para mejorar la gobernanza e impulsar reformas institucionales en El Salvador, Guatemala y Honduras. Pero con el inquilino de la Casa Blanca no se sabe. Donald Trump continúa enviando mensajes que ponen en duda su interés de cooperar. Este tweet fue publicado un día después de la presentación del Plan Marshall para Centroamérica. ¿El gobierno de Trump apoyará el cambio de estrategia? ¿Dejará de invertir en seguridad para invertir en desarrollo? Ya lo veremos.