FACEBOOK

VISTAS
22 de Mayo del 2020

Mario Delgado (también) busca la presidencia de Morena

El coordinador de mayoría de la Cámara de Diputados ha intentado jugar un papel de contención entre las posturas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el ala moderada del partido que, recientemente, ha elevado el tono de sus críticas respecto a algunas decisiones de la administración federal.
Mario Delgado reiteró su intención de buscar la presidencia de Morena esta semana. El coordinador de mayoría en la cámara baja es, junto con Alejandro Rojas Díaz Durán, uno de los aspirantes del ala moderada del partido que busca suceder a Alfonso Ramírez Cuéllar en la dirigencia nacional. La división ideológica y política al interior de Morena se ha vuelto cada vez más evidente. El 19 de mayo, la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del partido, presidida por Héctor Díaz Polanco, emitió una amonestación pública en contra de Delgado por “realizar (una) promoción personalizada utilizando su posición y recursos públicos”. La sanción adquiere significado en el contexto político de los pesos y contrapesos en Morena. En entrevista exclusiva con Código Magenta, Alejandro Rojas Díaz Durán planteó que el partido en el poder se ha balcanizado entre el grupo de los radicales, a quienes refiere como “la nomenclatura”, y el de los moderados. En el primer círculo identifica a Bertha Luján y Yeidckol Polevnsky, quienes también están contendiendo por la presidencia de Morena. En el segundo círculo, Rojas Díaz Durán sitúa al propio Mario Delgado, al coordinador de mayoría en el Senado, Ricardo Monreal, y al canciller Marcelo Ebrard. En sus intervenciones públicas, Delgado ha intentado jugar un papel de contención entre las posturas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el ala moderada del partido que, recientemente, ha elevado el tono de sus críticas respecto a algunas decisiones de la administración federal, particularmente en materia de política económica y energética. “Está claro que necesitamos nuevas estructuras económicas, más solidarias e igualitarias. Y aquí vale la pena destacar la visión del gobierno de la Cuarta Transformación y de nuestro presidente, que propuso la construcción de un Estado de Bienestar”, dijo Delgado. El coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados apoya el argumento de Rojas Díaz Durán de que la sucesión de la presidencia del partido debe resolverse a través de una encuesta abierta. Bertha Luján, una de las figuras más influyentes de la 4T, no está de acuerdo. Desde su punto de vista, Morena debe convocar a una asamblea nacional en la que los delegados de los 300 distritos del partido designen al próximo presidente de Morena. Personas cercanas al asunto consideran que es altamente probable que la disputa por el método de elección de la dirigencia nacional de Morena se decida, en última instancia, en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. La sucesión de Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente provisional del partido, definirá en gran medida las posiciones y candidaturas de Morena de cara al proceso electoral de 2021. Históricamente, Mario Delgado ha sido uno de los acompañantes de carrera más cercanos al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard. Delgado fue, junto con Rojas Díaz Durán, uno de los integrantes del Partido del Centro Democrático fundado por el mentor de Ebrard, Manuel Camacho Solís. Eventualmente, tanto Mario Delgado como Alejandro Rojas asumieron posiciones en el gabinete del ahora canciller durante su gestión como alcalde de la Ciudad de México.