16 de septiembre 2021

9 de marzo 2021

Política

Lula: la otra izquierda de América Latina

La exoneración del ex presidente de Brasil lo coloca en una posición de privilegio para asumir el espacio que Andrés Manuel López Obrador no quiso tomar en la izquierda latinoamericana

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

Después de que un juez de la Corte Suprema de Brasil anulara las condenas que pesaban sobre Luiz Inácio Lula da Silva, el ex mandatario recuperó sus derechos políticos y con ello podría volver a ser candidato para las elecciones de 2022.

¿Por qué importa?

  • La exoneración del ex presidente de Brasil lo coloca en una posición de privilegio para asumir el espacio que Andrés Manuel López Obrador no quiso tomar en la izquierda latinoamericana.
  • De acuerdo con un análisis del catedrático Ramón I. Centeno, de la Universidad de Sonora, las políticas sociales y laborales de los primeros dos años de gobierno de AMLO demuestran un “progresismo fallido que estaría más al centro que a la izquierda del orden neoliberal”.
  • Lo anterior, debido a que la inversión en política social es menor al pasado (a niveles del sexenio de Felipe Calderón) y que el mayor logro en materia laboral (el aumento histórico al salario mínimo) se debe más a un impulso del exterior, concretamente de Estados Unidos, sobre todo por presiones en la frontera.

El contexto:

Lula da Silva fue condenado en 2018, por lo que pasó 580 días en la cárcel tras ser condenado en dos de los cuatro procesos, luego de ser juzgado por un tribunal de primera instancia en Curitiba, que de acuerdo al dictamen del juez Edson Fachin no tenía “competencia jurídica” para analizar  casos vinculados a un presunto soborno relacionado con el esquema `Lava Jato´.  

Los detalles:

  • Da Silva, quien gobernó el país más poblado y la mayor economía de Latinoamérica entre 2003 y 2011, ha insistido en su inocencia, alegando que las acusaciones en su contra tenían motivaciones políticas.
  • La anulación de parte del magistrado Fachin obedece a que los casos en los que Lula fue acusado de recibir sobornos y propiedades de parte de constructoras implicadas en el escándalo de ‘Lava Jato’ no tenían relación con los desvíos financieros en la paraestatal Petrobras, principal línea que justificó los procesos.
  • Debido a que el tribunal de Curitiba -cuyo titular era el ex ministro Sergio Moro y pasó a ser ministro de Justicia en el gobierno de Jair Bolsonaro- no tenía autoridad para juzgar a Lula, los procesos serán reiniciados y llevados a cabo en tribunales federales de Brasilia.
  • Las investigaciones en contra del ex mandatario de 75 años giran en torno a la presunta posesión de un apartamento en el balneario Guarujá, en Sao Paulo y una casa de campo en Atibaia, además de los terrenos donde se construyó el Instituto Lula y supuestas donaciones ilegales realizadas por la constructora Odebrecht.
  • “Siempre probamos que todas esas conductas formaban parte de un complot entre el entonces juez Sergio Moro y dos miembros del grupo (de fiscales) de Curitiba”, señalaron a través de un comunicado los abogados del ex presidente, Cristiano Zanin y Valeska Teixeira. En tanto, la oficina del fiscal general de Brasil afirmó que apelará la decisión.
  • Tras el anuncio, los mercados financieros de Brasil se vieron afectados, con la depreciación del real respecto al dólar (-1.5 por ciento) y la caída del índice bursátil Bovespa (-3 por ciento).
  • Los inversionistas prevén que los votantes se polaricen entre el actual presidente Bolsonaro, populista de extrema derecha y Da Silva, su mayor oponente de izquierda. De acuerdo a una encuesta, publicada por el diario O Estado de Sao Paulo, Lula tendría el 50 por ciento de las preferencias contra un 38 por ciento de Bolsonaro.
Publicidad
Publicidad
Publicidad