18 de octubre 2021

13 de octubre 2021

Política

Luisa María Alcalde pierde el control

La explosión simultánea de conflictos laborales como el de los obreros de Dos Bocas, el personal de salud en Guerrero, el sindicato de telefonistas y los trabajadores del gas en la Ciudad de México se han convertido en un foco rojo para la gobernabilidad del país

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

  • La explosión simultánea de conflictos laborales como el de los obreros de Dos Bocas, el personal de salud en Guerrero, el sindicato de telefonistas y los trabajadores del gas en la Ciudad de México se han convertido en un foco rojo para la gobernabilidad del país.
  • La oleada de disputas laborales ha puesto en tela de juicio la gestión de la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde.

¿Por qué importa?

  • En el último mes, fuentes cercanas a Palacio Nacional han difundido la versión de que Alcalde podría ser relevada de su puesto. El papel que ha jugado su padre, el abogado laborista, Arturo Alcalde Justiniani, es citado como una de las razones de su potencial remoción.
  • De acuerdo con reportes periodísticos, la política laboral del presidente Andrés Manuel López Obrador ha encontrado en Arturo Alcalde a su principal estratega, a quien se le atribuye el proyecto de reforma al ‘outsourcing’.
  • La familia Alcalde Luján cuenta con un lugar preponderante en la esfera de influencia de la 4T. Bertha Luján es una de las militantes de mayor ascendencia en Morena.

El contexto:

  • Esta semana se han presentado diversas protestas laborales como el paro en la refinería de Dos Bocas. Los trabajadores acusan falta de pago y una cultura de corrupción en la asignación de contratos en el proyecto insignia de Andrés Manuel López Obrador.
  • Esto derivó en un enfrentamiento que dejó al menos diez heridos, incluidos tres heridos de bala. El estado de salud de unos de los trabajadores se reporta como grave.
  • El presidente Andrés Manuel López Obrador atribuye el conflicto a una disputa entre líderes sindicales. La empresa ICA Fluor, encargada de la sección del proyecto donde se llevó a cabo el conflicto, comunicó que los responsables de los disturbios no eran trabajadores de la refinería.
  • Ésta es la imagen más visible del descontrol laboral que ha imperado en el país en la última semana. A ello se suma el paro de los trabajadores del gobierno de Guerrero, que reclaman falta de pago, así como el inminente llamado a huelga de los trabajadores de Telmex. 

Los detalles:

  • Este martes, cerca de 5 mil trabajadores de la constructora ICA Fluor -que representa el 17 por ciento de la fuerza laboral de la obra- anunciaron paro de labores en la refinería de Dos Bocas, exigiendo el pago de horas extras y mejores condiciones laborales.
  • De acuerdo con medios locales, la principal queja de los obreros radica en que los obligan a trabajar a marchas forzadas para concluir la mega obra que el presidente López Obrador prometió estaría lista en julio.
  • Hoy en su ‘mañanera’, el alto mandatario aseguró que se trata de un “conflicto entre sindicatos” que se disputan la titularidad del contrato. Hasta el momento, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde no se ha pronunciado sobre si ya hay o no un acercamiento con los afectados. “No hay nada grave”, puntualizó AMLO.
  • De manera paralela se han presentado otro par de conflictos que involucran a trabajadores del Estado mexicano. Por un lado, el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana (STRM) anunció que Teléfonos de México (Telmex) se ha rehusado a establecer acuerdos que favorezcan a los telefonistas.
  • El STRM emitió un comunicado en el que expresó que Telmex “pretende trasladar los costos de la crisis económica y sanitaria de la empresa a sus trabajadores por medio de la reducción de salarios”. El próximo 27 de octubre se vence el plazo pactado para emplazar una huelga, por lo que los telefonistas consideran una serie de violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo.
  • En tanto, en Acapulco, decenas de trabajadores del sector Salud de Guerrero se manifestaron públicamente para exigir una auditoría en contra del gobernador Héctor Astudillo, a quien acusan de un desvío de recursos de más de 13 mil millones de pesos en el ISSSTE, que presuntamente busca convertir en deuda pública a días de que concluya su administración.
  • Dicha explosión de conflictos podría ser el detonante que provoque la salida de Luisa María Alcalde al frente de la secretaría, pues según el columnista Roberto Rock, su pobre desempeño -aunado a las presuntas denuncias de corrupción en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro- han causado malestar en Palacio Nacional.
Publicidad
Publicidad
Publicidad