FACEBOOK

VISTAS
17 de Enero del 2019

Los superpoderes de Maduro

Si alguien sabe de viajes al futuro es el presidente de Venezuela, sí, el mismo que se comunica con Hugo Chávez a través de un pajarito y que usa la Biblia para hablar de chavismo
Al asumir su segundo mandato al frente de Venezuela Nicolás Maduro le garantizó paz y seguridad a su país porque, dijo, viajó al futuro y vio que todo saldrá bien. Y aunque ni la Organización de Estados Americanos (OEA), los países que conforman el Grupo de Lima, Estados Unidos y la Unión Europea reconocen su mandato, para el presidente venezolano pareciera que solo le importan los mensajes que asegura que Hugo Chávez le transmite a través de un pajarito, y ahora lo que ve en esos viajes futuristas. “Tengan la certeza de que todo saldrá bien y de que saldremos más fuertes y más sabios de toda esta coyuntura”, dijo el pasado 15 de enero. “Tengan la seguridad. Se los digo con certeza. Yo ya fui al futuro y volví y vi que todo sale bien y que la unión cívico-militar le garantiza la paz y la felicidad a nuestro pueblo”. Y lo dijo serio, tanto, que ninguno de los presentes lo tomó a juego. La reciente declaración de Nicolás Maduro desempolvó una de 2013 cuando aseguró haberse reencontrado por primera vez con la reencarnación de Hugo Chávez… en un pajarito. “Me lo quedé viendo y también silbé, pues. ‘Si tú silbas, yo silbo’ y silbé. El pajarito me vio raro ¿no? Silbó un ratico, me dio una vuelta y se fue y yo sentí el espíritu de Él”, dijo justo antes de las elecciones de 2013. Al año siguiente, en un evento en el que se celebraron los 60 años de Chávez, Maduro sorprendió a los asistentes con un mensaje que le transmitió, de nuevo, el pajarito. “El pajarito me dijo que el Comandante estaba feliz ¡lleno de amor de su pueblo, de la lealtad de su pueblo!”, exclamó. Y al poco tiempo los memes invadieron las redes sociales. Y eso no es todo. En una aparición televisiva, Nicolás Maduro comparó la multiplicación de los peces de Jesús con la actuación de los chavistas, pero algo salió mal. “Multiplicarnos, así como Cristo multiplicó los penes, perdón los peces y los panes, me perdonan la expresión”, dijo a su pueblo que vive una desmesurada inflación.