FACEBOOK

VISTAS
04 de Junio del 2019

Los pendientes de Trump

Trump anda por Londres en una visita de estado. En lo que regresa, revisamos los pendientes que el presidente de Estados Unidos deja en su país
Robert Mueller fue el fiscal encargado de investigar la intervención rusa en las elecciones del 2016, y digo fue, porque renunció la semana pasada. Aunque el reporte Mueller se entregó hace un par de meses; con la dimisión se reavivó el tema. En el extenso informe (400 páginas) se concluyó que no hay pruebas de colusión entre Trump y Rusia. Sin embargo, sí hay evidencia que involucra al presidente Trump en posible obstrucción de la justicia. Y aunque Mueller se retira sin proceder legalmente contra el inquilino de la casa blanca, deja la decisión de enjuiciar al presidente en manos del congreso. Siguiendo la línea, el juicio político o impeachment que amenaza el presidente es promovido por una parte del ala demócrata. CNN reportó que son 59 legisladores demócratas los que apoyan el impeachment contra Trump. Es un número pequeño si consideramos que en total, la mayoría demócrata en la cámara de representantes asciende a 234. En la fila de legisladores a favor del juicio a Trump se encuentran: Nancy Pelosi, Alexandria Ocasio-Cortez, Maxine Waters, Jerry Nadler, entre otros. Por su parte el presidente catalogó el juicio político como una “cacería de brujas” y le pide a los legisladores que se concentren en lo suyo. Continuando con los pendientes de Trump, los comicios del 2020 se acercan. A mediados de junio, en Florida, Trump lanzará su campaña para buscar la reelección presidencial. Según Gallup, la popularidad de Trump es del 45%. La cifra es igual a la que tuvo Barack Obama en el mismo periodo presidencial (y sabemos que Obama sí fue reelecto). En abril del 2011, justo después de lanzar su candidatura a la reelección, Obama andaba entre el 43 y 45% de aprobación. Dejando de lado los asuntos interiores, la guerra comercial con China está escalando de nivel. Se impusieron aranceles al comercio, tanto del lado Oriente como del lado Occidente. Los impuestos se hicieron válidos desde el fin de semana y hasta ahora, no hay señales de que se reviertan. Dicen que este conflicto se trata de la guerra fría de la tecnología. Estados Unidos acusó a Huawei de ser una amenaza para la seguridad nacional y, en consecuencia, se tomaron medidas. A partir del 19 de agosto las corporaciones estadounidenses tendrán que cortar las relaciones comerciales con las empresas chinas del sector tecnológico. En represalia, China subió de tono y aunque reiteró que no quiere una guerra comercial, de ser necesario, no dudará en combatir de vuelta. Y lo está haciendo. Los primeros días de junio China anunció que está trabajando en una lista negra de empresas norteamericanas a las cuales se les negará la tecnología China. Y por último, México aparece en la ecuación. Donald Trump anunció que impondrán aranceles del 5% a los productos mexicanos hasta que México no frene la migración que llega a sus fronteras. La postura de México ha sido clara, y en estos momentos una comisión de la Secretaría de Relaciones Exteriores se encuentra en México negociando. Trump publicó que él no quiere dialogar, sino que quiere acción. A menos de que se llegue a un acuerdo, el lunes entrarían en vigor los aranceles que castigan a México por su política migratoria.