FACEBOOK

VISTAS
27 de Marzo del 2018

Los emprechairos

¿Quién más le tiene miedo al candidato de Morena? Los dueños de las mineras, los constructores del NAICM y los contratistas de la reforma energética
Todos sabemos que Andrés Manuel López Obrador no es el candidato preferido de las élites empresariales Sin embargo, parece que este no es el sentimiento generalizado de todos los empresarios mexicanos. El fenómeno que representa López Obrador no podría entenderse sin los chairos, los activistas de izquierda que todos hemos visto en Facebook y Twitter. Sin embargo, también existen otros tipos de chairos, los emprechairos de las élites que están horrorizados con la idea de que AMLO pueda llegar al poder. Son cuatro grupos con intereses muy específicos quienes no quieren a López Obrador:

Los banqueros y el Fobaproa

Es fácil ver por qué los banqueros le tienen miedo a López Obrador. El candidato de Morena escribió un libro en 1999 sobre los excesos del rescate bancario conocido como Fobaproa. Se entiende por qué López Obrador fue el candidato menos aplaudido en la pasada Convención Bancaria en Acapulco.

Los “otros” mineros y Napo

En México sólo hay cinco empresarios que están en el ranking de los 500 multimillonarios de Bloomberg. Tres de ellos están relacionados con intereses mineros: Germán Larrea, Alberto Baillères y Carlos Slim. ¿Qué otra cosa tienen en común estos tres hombres de negocio? Que todos han enfrentado una huelga organizada por Napoleón Gómez Urrutia, el líder sindical que estará en las listas de senadores plurinominales de Morena. Para los empresarios mineros esto sólo puede significar una cosa: se acabó el trato privilegiado que han recibido sus empresas en los últimos años, particularmente en los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón. Hay una cifra que ejemplifica por qué Larrea y Baillères podrían tener un interés en que Andrés Manuel López Obrador no llegue a la presidencia: en el 2017, la división minera de Grupo México y Grupo Peñoles tuvieron ingresos por más de 227 mil millones de pesos.

Los constructores y el aeropuerto

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es la manzana de la discordia entre Andrés Manuel López Obrador y la iniciativa privada mexicana. Se trata de un proyecto de 13 mil millones de dólares en el que los principales contratos de infraestructura se han otorgado a empresarios de la talla de Carlos Slim, Olegario Vázquez, Hipólito Gerard y Carlos Hank. El aeropuerto está en el limbo. Después de que López Obrador dijo que cancelaría el proyecto, accedió a instalar una mesa de debate técnico con el Consejo Coordinador Empresarial y el gobierno federal. La moneda está en el aire.

Los contratistas y el sector energético

Cuando Peña Nieto llegó al poder, prometió implementar una reforma energética sin precedentes que abriría la industria petrolera mexicana a las grandes firmas globales. Así nació el Mexican Moment Seis años después, López Obrador piensa detener la apertura. Si bien, se ha dicho que no va a derogar la reforma, sí se van a revisar todos los contratos otorgados. El riesgo es latente para empresas extranjeras y mexicanas: Para BHP Billiton, que ganó la primera cesión de derechos de explotación de Pemex, como para Sierra Oil & Gas, la firma mexicana que encontró un mega yacimiento en el Golfo de México. Los banqueros, los mineros y los contratistas de infraestructura y energía tienen algo en común: Si López Obrador llega a Los Pinos, pueden perder contratos y privilegios millonarios.