23 de enero 2022

8 de septiembre 2021

Política

Lo que no dijo el Informe de la Línea 12

El dictamen técnico final de la firma noruega DNV, en su fase 2, descartó que el colapso de la Línea 12 del Metro haya derivado de la falta de mantenimiento de la obra, pese a que en 2019 una auditoría interna advirtió de los riesgos existentes

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

El informe final sobre la debacle de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, llevado a cabo por los peritos de la firma noruega DNV, descartó que el colapso haya derivado de la falta de mantenimiento de la obra: El problema fue de construcción y diseño.

¿Por qué importa?

  • Una traducción política inicial del informe sugiere que se ha exculpado a la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum. Por ahora, el escrutinio se dirige a la gestión de Marcelo Ebrard y a la responsabilidad de CICSA, empresa de Carlos Slim, quien acompañó al presidente López Obrador en su gira del fin de semana.
  • De igual manera, el dictamen técnico final Fase 2 de la empresa Det Norske Veritas (DNV) deja fuera los posibles problemas de mantenimiento que ya acarreaba la Línea 12 y que una auditoría interna reveló bajo la administración de la hoy ex directora del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Florencia Serranía.

El contexto:

En junio pasado, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, presentó en conferencia de prensa el informe preliminar de la compañía DNV, en el que se concluyó en primera instancia que “múltiples fallas estructurales” habían causado el colapso de la Línea 12 del Metro, el cual costó la vida de 26 personas y decenas más resultaron heridas el pasado 3 de mayo.

Los detalles:

  • La fase 2 del dictamen realizado por la firma noruega DNV concluyó que la principal causa del accidente se debió al pandeo de las vigas norte y sur, provocado por la falta de pernos funcionales en la estructura del tramo elevado.
  • En esta ocasión, Claudia Sheinbaum fue la gran ausente al no comparecer ante los medios, en una escueta rueda de prensa sin posibilidad de preguntas, a la que se presentó en su lugar el secretario de Obras y Servicios, José Antonio Esteva.
  • “Los resultados de los análisis indicaron que el colapso ocurrió como resultado del pandeo de las vigas norte y sur facilitado por la falta de pernos funcionales en una longitud significativa, lo que causó que parte del tramo elevado perdiera su estructura compuesta.
  • “Como resultado, la estructura compuesta que estaba operando como dos vigas paralelas independientes, una viga de concreto y una de acero, experimentaron condiciones de carga para las que no estaban diseñadas”, reveló el informe entregado por la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPC).
Auditoría del Órgano Interno de Control del Metro | Foto: TW @ALEPHBIO
  • Así, el dictamen pericial sostiene la conclusión principal de las causas del accidente se debieron a “fallas estructurales”, pese a que entre 2018 y 2019, una auditoría del Órgano Interno de Control del Metro había advertido que la falta de mantenimiento no garantizaba la fiabilidad y disponibilidad del servicio.
  • De acuerdo con una solicitud de información realizada por El Economista, poco después del incendio en el Puesto Central de Control ocurrido el 9 de enero, un mes antes de la tragedia de la Línea 12, se detectaron 23 motivos por los que se dejaron de realizar 21 mil 381 mantenimientos, entre el cuarto trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019.
  • El informe, con fecha del 2 de octubre de 2019 y remitido por el Órgano Interno de Control del Metro a la ex directora, Florencia Serranía, concluyó que dicha cifra representaba el 29.59 por ciento del total programado (72 mil 321), “con lo cual no se asegura la fiabilidad y disponibilidad del servicio de material rodante”.

Observaciones adicionales de DNV:

  • El balasto, vías, durmientes, rieles, interruptores, cableado, fijaciones y ductos no tuvieron relación con el percance.
  • Había una grieta de 8.9 centímetros en el patín inferior de la viga T-6, que colinda con la norte colapsada.
  • El 72 por ciento del área del marco transversal de la viga tenía una fractura.
  • Todos los pernos revisados incumplieron con los estándares de calidad y desempeño.
  • Se observaron prácticas de soldadura deficiente, principalmente, en el uso de barras de acero.
  • La viga norte ya estaba comprometida desde antes de los sismos de septiembre de 2017.
  • Se identificó que había una mancha de humedad en el área colapsada.
  • Rechazó que el suelo o las condiciones geológicas de Tláhuac tuvieran relación con el percance.
  • Los pernos de calidad deficiente fallaron a través del alma de la viga.
  • Losas, paneles y precolados tuvieron una calidad por debajo del promedio de los criterios técnicos.
  • Los patines superiores de la viga tampoco cumplieron con los niveles de elasticidad requeridos en las normas técnicas mexicanas.

Conclusión: El accidente de la Línea 12 fue provocado por vicios de origen en su construcción.

Publicidad
Publicidad
Publicidad