FACEBOOK

VISTAS
13 de Noviembre del 2018

Lo bueno, lo malo y lo peor de la marcha del NAIM

Grupos sociales que tradicionalmente no toman las calles, salieron a protestar en contra de la consulta que descartó Texcoco como sede del nuevo aeropuerto

Este fin de semana se realizó una manifestación en la Ciudad de México. Pero esta marcha fue diferente a la que estamos acostumbrados.

Grupos sociales que tradicionalmente no toman las calles, esta vez salieron a protestar en contra de la consulta popular que descartó Texcoco como sede del nuevo aeropuerto.

LO BUENO

Sí, muchos de esos que estaban en contra, ahora salieron a las calles para dejar en claro su postura en torno a la cancelación del aeropuerto en Texcoco.

Hasta la ex senadora Mariana Gómez del Campo, quién comentó hace tiempo “Justamente con el tema de cómo lograr reglamentar las marchas, las manifestaciones, los plantones, los bloqueos en en nuestro país.

Y ahora comenta que “Es un primer paso, qué bueno que los ciudadanos hayamos optado por salir a las calles y manifestarnos”

Entonces, será positivo para la vida política del país que sí un día criticaron las manifestaciones, ahora levanten la voz cuando no están de acuerdo.

LO MALO

Sí, es positivo que los sectores sociales, antes críticos severos de las marchas, ahora salgan a protestar.

Lo negativo fue quizá la forma cómo transmitieron su mensaje.

Sí, luto por un proyecto en el país donde de 2006 a 2016 se han encontrado casi 2 mil fosas clandestinas.

En la CDMX, donde hasta el 47% son provocados por el crimen organizado y se incrementó este delito hasta 163% en el tercer trimestre de 2018 con 405  asesinatos, de acuerdo al Semáforo Delictivo.

LO PEOR

“No al viejo loco, queremos Texcoco”

También hubo quienes aprovecharon para expresar mensajes de odio, clasistas y xenófobos.

Para un país sin equidad y 55 millones de personas en situación de pobreza, algunos mensajes resultan erróneos.

Y mientras en el mundo se vive una crisis humanitaria con millones de desplazados en todos los continentes, la xenofobia se refuerza.

“No sé quién mordería mi cartulina… si un chairo o uno de la #CaravanaMigrante porque resulta que ambos tienen hambre”

Entonces, no hay que olvidar hacia donde nos lleva el discurso anti inmigrantes