FACEBOOK

VISTAS
02 de Julio del 2019

No es lluvia, sino granizo de amparos para la 4T

En el gobierno de AMLO el poder ejecutivo y la mayoría en el legislativo van por la misma línea. Para oponerse a los proyectos de la 4T, hay que voltear a la corte.
En su informe de actividades, Andrés Manuel López Obrador, habló sobre los principales logros del arranque de su gobierno. Son 7 meses ya en el poder. En su discurso se refirió al aeropuerto internacional de Santa Lucía con un tono pesimista, ya que dice que se ha demorado el inicio de esta obra porque “nuestros adversarios quieren detenerla con una lluvia de amparos”. ¿Una lluvia de amparos? Pasa que los casos más polémicos de la administración de AMLO han llegado hasta los tribunales en forma de amparos. La Ley Federal de Remuneraciones, la eliminación de las estancias infantiles, la cancelación del aeropuerto de Texcoco y la construcción del de Santa Lucía; son algunas de las decisiones más impugnadas. Es común que cuando entra una nueva administración en los tribunales aumente la interposición de recursos legales. Sin embargo con la entrada de AMLO al poder las cifras han sido aún mayores. En el primer cuatrimestre se registraron 37 mil 964 asuntos más que en el mismo periodo de Peña Nieto; y 112 mil 371 más que en el de Calderón Hinojosa. Sólo por la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos llegaron 5,165 amparos. Quienes los interpusieron se quejan por los recortes salariales y del retiro de prestaciones a los trabajadores de la administración pública. AMLO en su discurso las llamó “campañas de sabotaje legal”. Y es que en el caso de el aeropuerto de Santa Lucía los amparos avanzaron hasta suspender la construcción de la obra. Por lo menos hasta que presenten los estudios de impacto ambiental que certifiquen la viabilidad de la obra. Este amparo fue promovido por el colectivo #NoMásDerroches, que conforman organizaciones como la Comisión Mexicana de Derechos Humanos (COMEXDH), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el Consejo General de la Abogacía Mexicana, entre otras. Ellos presentaron 147 juicios de amparo en contra del proyecto. Y en la cancelación del aeropuerto de Texcoco la historia es otra. Porque en lugar de impugnar para no construir, es para no destruir. Un tribunal federal ordenó preservar las obras del NAIM, hasta que se revisen a detalle las razones de la cancelación de la obra. Otro caso es el de las estancias infantiles. Se anunció que ya no recibirán recursos federales porque encontraron corrupción en su operación. La decisión fue muy criticada y voltearon a los tribunales para ampararse. El gobierno federal a través de Ariadna Montiel, subsecretaria de bienestar, notificó que recibieron 1,171 amparos. Pero otras fuentes dicen que se trata de más de 5 mil 100 demandas de amparo. Tú que opinas, ¿se tratará de un sabotaje legal como dice el presidente? O son los ciudadanos manifestando su inconformidad antes las decisiones de la 4T.