FACEBOOK

VISTAS
26 de Septiembre del 2019

La retirada de los Gil Díaz

El ex secretario de Hacienda y ex CEO de Telefónica México dejó su puesto en el consejo de Grupo Prisa, el holding que publica el diario El País. Su salida ocurre en medio de una ofensiva judicial de la FGR que afecta a su hijo y a su sobrino.
¿Qué pasó?

Francisco Gil Díaz, ex secretario de Hacienda en el gobierno de Vicente Fox y ex director general de Telefónica en México, dejó su puesto en el consejo de administración de Grupo Prisa, el holding español que publica el diario El País.

Su salida ocurre en un momento en el que su familia se enfrenta a dos investigaciones judiciales de alto perfil.

Caso Oro Negro

Gonzalo Gil White, su hijo, es objeto de una orden de aprehensión por el caso de Oro Negro, la firma de servicios petroleros que se declaró en quiebra en 2017 y que atraviesa por un litigio de mil millones de dólares. Se le acusa de abuso de confianza y administración fraudulenta por 750 millones de pesos. Esta demanda judicial es paralelo al proceso de concurso mercantil, un juicio que involucra declaraciones cruzadas de sobornos a funcionarios de Pemex.

Caso Caja Libertad

Martín Díaz, sobrino de Francisco Gil, es uno de las personas de interés en el caso de Caja Libertad que lleva la Fiscalía General de la República. Esta causa judicial, vinculada a acusaciones de lavado de dinero y organización delictuosa, derivó en la detención de Juan Collado, el prominente abogado de Enrique Peña Nieto. Un testigo de la fiscalía denunció, sin ofrecer pruebas, que Caja Libertad es una pantalla para triangular recursos a favor de Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari.

¿Por qué importa la salida de Gil Díaz?

Porque marca un cambio en la dinámica de poder al interior de la élite político-empresarial mexicana. Gil Díaz, uno de los funcionarios más relevantes de la tecnocracia priista de fines del siglo XX, se consolidó como el arquetipo del burócrata convertido en empresario de alto nivel.

La influencia de los Gil Díaz en el sector energético (Oceanografía, Oro Negro) y telecomunicaciones (Telefónica) alcanzó su cenit en los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón.

El ex secretario de Hacienda fue el único miembro de la generación de consejeros nombrados en noviembre de 2017 que dejó su puesto como parte del máximo órgano de decisión corporativa de Grupo Prisa.

¿Quedan consejeros mexicanos en Grupo Prisa?

Sí, el empresario Roberto Alcántara, dueño de Grupo IAMSA, un consorcio de transporte que controla la aerolínea Viva. Se trata de una figura muy cercana a la élite política del Estado de México, particularmente al entorno del ex presidente Enrique Peña Nieto.

Sonia Dulá, una banquera que ha pasado por Pemex y Goldman Sachs, con estudios en Harvard y Stanford, también es parte del consejo de administración de Grupo Prisa. Dulá también es consejera de la constructora española Acciona, donde comparte mesa con Jerónimo Gerard Marcos, el ex presidente de Infraestructura Institucional.