FACEBOOK

VISTAS
15 de Febrero del 2019

La prisión del Chapo

Aunque aún no es oficial, es muy probable que la cárcel a dónde irá el capo mexicano sea la misma en dónde están sus más acérrimos rivales

Esa, es la cara de un hombre que no volverá a ser libre.

Pero también, la de un criminal que podría compartir la misma prisión con sus peores enemigos: Osiel Cárdenas, exlíder de los Zetas y Juan García Abrego, el barón del cártel del Golfo.

Sería la fórmula perfecta para la tragedia de no ser porque la prisión es esta.

ADX Florence, una de las cárceles más seguras del mundo. Conocida incluso como el Alcatraz de  las Rocosas por su alto nivel de seguridad

Los patios de recreo están dispuestos en pozos y los individuos no pueden ejercitarse por largas distancias. Así se evita el contacto entre unos y otros.

Así que El Chapo y sus acérrimos enemigos no podrán toparse… pero sabrán que están ahí.

El perímetro de ADX Florence está protegido por cercas de alambre de púas de 3.6 metros de alto, rayos láser, almohadillas de presión y perros de ataque. Nadie ha escapado jamás.

En la prisión de Colorado están más de 400 reclusos que pasan 23 horas del día en una celda de 2.1 por 3.6 metros.

De hecho, la organización Solitary Watch, una entidad que sigue de cerca el confinamiento en cárceles de Estados Unidos, ha alertado que el aislamiento al que están sometidos los reclusos en Florence exacerba o desencadena problemas de salud mental.

Robert Hood, un exguardia en Florence, dijo que esta prisión no era más que "una versión del infierno más limpio", "mucho peor que la muerte".

ADX Florence también ha sido criticada por organizaciones defensoras de los Derechos Humanos debido a sus duras condiciones de aislamiento.

Un informe de Amnistía Internacional detalló que, con excepción de los guardias, pueden pasar años sin que los presos tengan contacto con otro ser humano.

Otros mexicanos que estuvieron en esa prisión fueron Francisco Javier Arellano Félix y Héctor “el Güero” Palma.

El amigo y compadre de Guzmán salió de la prisión ADX Florence, a los 56 años, con una hernia inguinal, hemorroides, mala visión y varios dientes faltantes.

Entre los presos más infames están Zacarias Moussaoui, acusado de los atentados de Madrid, Ramzi Yousef, señalado como el responsable del 9/11 y  Dzhokhar Tsarnaev, responsable de los bombardeos en la maratón de Boston en 2013.

Dicen que en la vida todo se paga, parece que El Chapo está a punto de averiguarlo.