FACEBOOK

VISTAS
17 de Julio del 2020

La otra pandemia

El subsecretario de salud, Hugo Lopez-Gatell ha emprendido una férrea batalla contra la epidemia sanitaria que aqueja a México…
No, no es el Covid19, es la obesidad y la diabetes, condiciones por las que nuestro país sufre, desde al menos, hace 30 años. Para el doctor López Gatell, combatir estas dos condiciones arraigadas en la sociedad mexicana ayudará a paliar la otra epidemia, la que lleva más de 30 mil muertos en 3 meses. Pero la lucha del subsecretario no es nueva. En 2014, el gobierno mexicano aplicó un impuesto especial para las bebidas azucaradas y los alimentos procesados con la intención de disminuir los índices de obesidad y diabetes de los mexicanos y, además, usar lo recaudado para implementar urgentes programas de salud. Ninguna de las dos cosas sucedieron. De hecho, un estudio del Centro de Investigaciones Económicas de la UANL detalló que la mayor parte de la recaudación provino de la población con menores ingresos. Y por si fuera poco ni se logró una reducción en su consumo ni existen datos que demuestren que bajaron los índices ni de obesidad ni de diabetes. Del 2010 a la fecha, en cuestión de salud, lo único que bajó en México fue el presupuesto. De acuerdo con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria en la última década el gasto público en salud ha oscilado entre 2.5% y 2.9% del PIB, estimaciones propias y de organismos internacionales sugieren destinar, al menos, el doble. En 2016, la Secretaría de Salud declaró la obesidad y la diabetes como una emergencia epidemiológica. En ese momento, el 72% de la población adulta presentaba sobrepeso u obesidad y había alrededor de 100 mil muertes anuales relacionadas con la diabetes. En octubre del año pasado, una reforma para un nuevo etiquetado en alimentos y bebidas industrializadas llegó. Sin embargo, desde que se propuso el sector privado y algunos senadores advirtieron que no se tomaron en cuenta ni las evidencias científicas ni los estudios y compromisos internacionales. Y es que los expertos refieren que la obesidad y el sobrepeso, no solo en México si no en todo el mundo, es un problema que debe atacarse de manera integral. Un enfoque que considere todos los factores, no sólo los alimentos industrializados, que por cierto abarcan menos del 30% del consumo promedio de los mexicanos, mientras el resto viene de alimentos no procesados o comida callejera. López Obrador también ha sido enfático al reconocer el problema de sobrepeso en México y proponer una dieta más saludable. Pero de acuerdo con la OMS, el problema no es solo las calorías que consumimos, si no las que gastamos. En Bélgica, por ejemplo, los pobladores consumen muchas más calorías que en México, sin embargo, no son tan sedentarios como nosotros. En México, el 57.9% de los mexicanos de 18 años y más es no hace ejercicio, de acuerdo con cifras del Inegi. Con esos datos se evidencia que no basta con incentivar a la población a comer más saludable, hay que insistir en la activación física Pero también motivar a la industria hacia la innovación en sus productos, la reducción de su huella calórica y una mejor nutrición.