18 de abril 2021

16 de diciembre 2020

Política

La Ley de Seguridad Nacional promete abrir un conflicto con Estados Unidos

En medio del cambio de estafeta entre Donald Trump y Joe Biden, el gobierno federal le pondrá ‘candados’ a las actividades de agentes extranjeros, una situación que podría crear fricciones entre ambos países

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

  • La aprobación de la reforma a la Ley de Seguridad Nacional abrirá un nuevo debate en la relación México-Estados Unidos. La tensión se exacerbará con la transición de poder de la administración de Donald Trump a la de Joe Biden.
  • La medida ha generado alarma en el gobierno estadounidense. Al regular las actividades de los agentes extranjeros en el país, se ahogará el intercambio de información sensible que podría comprometer la aplicación de la ley, según funcionarios actuales y anteriores de Estados Unidos.

¿Por qué importa?

De acuerdo a Mike Vigil, ex director de operaciones internacionales de la DEA, el cambio regulatorio es una amenaza a la red de informantes en el país y podría dañar más a México que a Estados Unidos.

El contexto:

  • Semanas atrás, Ricardo Monreal, coordinador de mayoría en el Senado, anunció que el presidente Andrés Manuel López Obrador enviaría una iniciativa de reforma para regular la actividad de agentes de seguridad extranjeros en México.
  • La postura del gobierno mexicano se considera una reacción a la detención del General Salvador Cienfuegos, quien era investigado en Estados Unidos sin el conocimiento de la administración de López Obrador. El gobierno mexicano cuestionó que se faltara a los acuerdos bilaterales. Al final, se le retiraron los cargos y fue devuelto al país.

Los detalles:

  • Con la finalidad de regular la presencia de agencias extranjeras como la CIA, DEA o Interpol, la Cámara de Diputados aprobó con 329 votos a favor, 40 abstenciones y 98 en contra la minuta del Senado que reforma la Ley de Seguridad Nacional.
  • Contrario a lo que sucedió en mayo de 2019, cuando Donald Trump amenazó con incrementar los aranceles si el Ejecutivo Federal no le ponía un alto al paso de migrantes desde Centroamérica -y que provocó la reacción de fortalecer los controles migratorios-, esta vez el presidente estadounidense ha guardado silencio ante la medida anunciada por su contraparte mexicana.
  • Quien sí se expresó fue el ex fiscal general William P. Barr, al denunciar que la  reforma “sólo puede beneficiar a las violentas organizaciones criminales transnacionales” que ambos países se han propuesto combatir. Sin embargo, Barr anunció días después que dejaría el cargo, acrecentando el vacío en el liderazgo estadounidense en un momento crucial en las relaciones con México.
  • A esto se agrega que, el mismo día de su aprobación, el presidente Andrés Manuel López Obrador por fin decidió felicitar a Joe Biden como mandatario electo, más de un mes después de las elecciones en Estados Unidos, una actitud que muchos han previsto podría traer nuevas fricciones entre ambas naciones.
Publicidad
Publicidad
Publicidad