FACEBOOK

VISTAS
10 de Enero del 2020

La Huasteca muere, Elizondo calla

Hoy, frente al ecocidio en la Huasteca, el ex gobernador panista Fernando Elizondo guarda silencio.
El Parque Nacional Cumbres de Monterrey, en Nuevo León, un área -en teoría protegida- donde se encuentra el sitio turístico La Huasteca, está siendo amenazado una vez más. 
Pero ahora, la amenaza no es el infame proyecto inmobiliario Valle de Reyes. Ahora el potencial ecocidio sucede en una zona conocida como El Potrero, a escasos kilómetros de la entrada al parque nacional en el municipio de Santa Catarina. Desde el aire se puede apreciar el desmonte del terreno con el claro objetivo de fraccionar la zona para el desarrollo inmobiliario. Y mientras una coalición de grupos ambientalistas alertan sobre el peligro y ponen en evidencia la destrucción causada por maquinaria pesada en la zona, el presidente del Consejo Consultivo del Parque Cumbres de Monterrey, Fernando Elizondo, guarda silencio. Incluso, a pesar de que en populares sitios de compraventa de bienes raíces, particulares ya ofrecen dichos terrenos, y, quitados la pena, destacan la posibilidad de convertirlos en fraccionamientos. El gobierno del Estado, en respuesta a las presiones de ambientalistas, realizó este lunes un sobrevuelo del área y reconoció la devastación. El secretario de Desarrollo Sustentable Manuel Vital, quien optó por quedarse en suelo firme, aclaró que el desmonte no es en la zona conocida como Valle de Reyes como se había estado comentando, y aseguró que tampoco se pudo apreciar maquinaria pesada. Pero eso sí prometió seguir investigando. El que ni promesas ha hecho es Elizondo, pues desde que se evidenció la flagrante violación a las normativas que rigen el parque nacional cuya consejo él encabeza, el exgobernador del Estado no ha emitido declaración alguna. Exgobernadores con intereses No es la primera vez que el nombre del también ex senador federal panista y coordinador ejecutivo de la Administración Pública de Jaime Rodríguez “El Bronco” se menciona en relación a desarrollos inmobiliarios en el Parque Nacional Cumbres de Monterrey. Hace más de una década, compañías inmobiliarias con importantes vínculos políticos impulsaron el proyecto Valle de Reyes, un desarrollo multimillonario de 2,394 hectáreas, en el que originalmente se pretendía construir un fraccionamiento y un campo de golf sobre el Cañón de Ballesteros, área natural protegida por decreto presidencial. La oposición generalizada a Valle de Reyes desencadenó una larga y complicada batalla en tribunales. Y para defender los intereses de las grandes empresas constructoras estaba nada más y nada menos que el despacho Santos-Elizondo.
 Conocido en círculos políticos y empresariales como “Los Divinos” por su poder e influencia en los tribunales, este bufete de abogados tiene como socio a Luis Francisco González-Parás, hermano del ex gobernador priista de Nuevo León, Natividad González Parás. Luis Francisco es un abogado-empresario muy bien conectado y con una amplia gama de actividades. Sobre todo, en el ramo de la construcción. 
En 2009, fue señalado por Martha Maiz de Zuazua, hermana del constructor José “Pete” Maiz, por haberse enriquecido de manera ilícita durante el sexenio de Natividad González Parás. No olvidemos que José Maíz es nada más y nada menos que cuñado de Natividad. “Pepe Maiz, Luis González Parás, mi hermano menor Carlos Maíz García, quien presidió la Cámara de la Construcción, y que es parte de la Constructora Maiz Mier, son extremadamente peligrosos…”, reveló esta mujer a Reporte Indigo. “Son gente sin escrúpulos con anisas de dinero y de poder ilimitadas”, remató. 
Pero eso no es todo, pues además de haber sido presidente de la Cámara Nacional de la Industria y de Desarrollo y Promoción de la Vivienda, en 2008 Luis Francisco González Parás era secretario del consejo de administración de Metrofinanciera, firma de la que era vicepresidente Ramiro Guzmán Barbosa en representación de Marfil Constructora, SA de CV, que a su vez pertenece a Maple Urbanizadora. ¿Y qué onda con Maple Urbanizadora? Según reportes periodísticos, esta empresa, junto con la Inmobiliaria Dos Carlos, entonces propiedad de Altos Hornos de México, constituyó el fideicomiso para comenzar el desarrollo inmobiliario Valle de Reyes y que durante el gobierno de Natividad buscó resucitar el controversial proyecto. Y hoy, aunque Valle de Reyes no sea el tema. La destrucción de otra área protegida de La Huasteca sí lo es. Entonces, mientras que esta joya natural está siendo devastada por actores desconocidos, muchos se preguntan: ¿dónde está la voz de Fernando Elizondo Barragán, supuesto protector del Parque Nacional Cumbres de Monterrey?