FACEBOOK

VISTAS
29 de Mayo del 2019

La frágil alianza en el PRI

La fotografía de “Alito” con los diez gobernadores del PRI despertó las alarmas en el War Room de José Narro, el otro contendiente por la dirigencia nacional del PRI. El ex secretario de Salud se reunió con Ivonne Ortega, pero hay quienes dudan de este pacto
La sucesión de la dirigencia nacional del PRI está entrando en terreno de definiciones. Pese a que sólo el 9 por ciento de los mexicanos se identifica con este partido, de acuerdo a una encuesta realizada por Parametría a principios de 2019, este proceso podría ser determinante para el futuro político de la Cuarta Transformación. Para Alejandro Moreno Cárdenas, ser presidente del PRI representa una apuesta de mayor peso que quedarse en la gubernatura de Campeche. La fotografía que publicó el lunes por la tarde, en la que aparece escoltado por diez gobernadores priistas, fue recibido como un golpe mediático impactante dentro y fuera del partido. Convocados por el mandatario del Estado de México, Alfredo del Mazo, prácticamente todos los gobernadores tricolores acudieron al llamado “Alito”. La única excepción fue Claudia Pavlovich, la gobernadora de Sonora. Este mensaje de unidad despertó las alarmas en el cuarto de guerra de José Narro, quién también ha entrado en el juego sucesorio para tomar el lugar de Claudia Ruiz Massieu en un momento en el que el PRI se encuentra en un punto de quiebre para definir su identidad. La fotografía de los gobernadores provocó una reacción inmediata: Narro se sentó a negociar con otra contendiente por la dirigencia nacional del PRI, la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, quién es vista como una voz disidente al interior del partido. Sin embargo, fuentes cercanas al proceso de sucesión del PRI dijeron a Código Magenta que se trata de una alianza frágil porque Narro y Ortega no llegaron a un acuerdo sobre el rol que tomará cada uno. No hubo pacto sobre quién ocupará la presidencia y quién ocupará la secretaría general del partido. La alianza a ciegas entre el ex secretario de Salud y la ex gobernadora de Yucatán será puesta a prueba conforme se defina el papel que jugará cada uno en la campaña interna por la dirigencia nacional del tricolor. Esto contrasta con el cierre de filas de los gobernadores en torno a “Alito”, un encuentro que ocurrió poco tiempo después de que el gobierno federal obtuvo las órdenes de aprehensión contra Emilio Lozoya y Alonso Ancira.