FACEBOOK

VISTAS
23 de Septiembre del 2019

La “familia revolucionaria” de la 4T

Los Alcalde Luján han consolidado su posición como uno de los grupos de mayor peso político en el movimiento de López Obrador. ¿Su mérito? Llegar primero. Ahora van por la dirigencia nacional de Morena.

Una secretaria de Estado a cargo de uno de los programas más emblemáticos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Un abogado laboral con influencia plena sobre el nuevo mapa sindical de la Cuarta Transformación. Y una aspirante a la dirigencia nacional de Morena.

La familia Alcalde Luján ha consolidado su posición como uno de los grupos de mayor peso político en el entorno del presidente.

¿La razón? Han estado desde el principio: son parte del núcleo duro del movimiento que ha acompañado a López Obrador desde el intento de desafuero en el 2005. Bertha Luján, que fungió como la primer secretaria general del partido del presidente, asegura que ese fue el punto de partida para Morena. Ahora, busca suceder a Yeidckol Polevnsky.

Su campaña reúne a un número significativo de los liderazgos originales del lopezobradorismo. Luján apuesta por darle dirección y formalidad a una organización que, pese a haber obtenido la Presidencia y la mayoría en ambas cámaras del Congreso, todavía no consolida procesos internos lo suficientemente fuertes como para darle viabilidad al partido más allá de la figura del presidente.

El proceso de sucesión de Morena, saturado de candidatos de distintas facciones, pone de relieve le heterogeneidad de un grupo político que en ocasiones encuentra su único común denominador en su afinidad con el presidente. En este contexto, Luján representa el llamado a la identidad original del morenismo.

El proyecto está respaldado por la capacidad de movilización de su hija, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, que controla el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Arturo Alcalde, esposo de Bertha Luján y abogado laboral, también juega un papel relevante, a pesar de que no ostenta ningún cargo oficial en la administración de López Obrador. Alcalde es considerado, junto con Napoleón Gómez Urrutia y Pedro Haces, como una de las figuras más importantes del sindicalismo mexicano, que atraviesa por su mayor transformación desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari.

Pocas familias concentran tanto poder en la 4T como los Alcalde Luján. El alcance de su influencia será puesto a prueba en la contienda interna por la dirigencia nacional de Morena. La primer prueba de la familia estará en evitar que la sucesión se determine por el método de encuesta, como han sugerido Polevnsky, Mario Delgado y el propio López Obrador. Bertha Luján se ha pronunciado de manera pública para que el proceso sea deliberado en las asambleas de militantes, tal como lo establecen los estatutos originales, según advierte.

Eso implica un llamado a las bases. Los Alcalde Luján lo entienden como un contraste con la política de pactos de la élite del partido.

Con una oposición fragmentada, el futuro de Morena luce como el evento trascendental para el futuro inmediato del sistema político mexicano. Con dinero, poder y posiciones; Bertha Luján y su familia pretenden ser protagonistas de esta definición.