10 de agosto 2022

4 de febrero 2022

Política

La cuestionada operación de Jiménez Pons en el Tren Maya

Un mes antes de ser destituido, Rogelio Jiménez Pons avaló la compra de un terreno por 1,823 millones de pesos en Cancún sin la autorización del consejo de administración de Fonatur. El funcionario ha sido cuestionado por el precio que pagó el gobierno por metro cuadrado

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

Sin la autorización del consejo de administración del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y un mes antes de ser destituido como director, Rogelio Jiménez Pons avaló la compra de un terreno por mil 823 millones de pesos en Cancún, que será destinado al Tren Maya.

¿Por qué importa?

  • El funcionario ha sido cuestionado por el precio que pagó el gobierno por los 3.7 millones de metros cuadrados que conforman los 10 lotes del terreno para lo cual Fonatur ya transfirió como “depósito de seriedad” la cantidad de 364.7 millones de pesos al Fideicomiso 2014 de Banca Mifel, identificado como la parte vendedora.
  • De acuerdo con fuentes familiarizadas con la transacción y en base a dos estimaciones de valor -no avalúos- realizadas por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin) y una empresa particular, la promesa de compra se habría fijado en 490 pesos el metro cuadrado.
  • Dicha cifra se encuentra muy por encima de la reportada por la primera instancia (entre 30 y 70 pesos el valor del metro cuadrado) y muy por debajo del valor fijado por el particular (de entre 610 a 690 pesos el metro cuadrado).

El contexto:

  • El pasado 11 de enero y pese a que había anunciado que no habría más movimientos en su gabinete, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que Javier May (ahora ex titular de la Secretaría de Bienestar) asumiría la dirección general de Fonatur, encargada de la construcción del Tren Maya.
  • Días después, ya recuperado de su segundo positivo a Covid-19, el mandatario criticó la gestión de Jiménez Pons al considerar que por su “falta de compromiso” no se podían garantizar los avances en una de las obras insignia de su administración.
  • “Necesitamos terminar estas obras y necesitamos responsables que estén comprometidos por entero, que no se detengan ante nada y que se apliquen a fondo”, expresó durante la ‘mañanera’ del 25 de enero.

Los detalles:

  • Según lo reportado por el periódico Reforma, el contrato de promesa de compraventa se celebró el pasado 15 de diciembre, sin contar con los avalúos correspondientes, por un monto de mil 823.6 millones de pesos.
  • Asimismo, el convenio establece que el precio final del inmueble podría sufrir modificaciones en caso de que el Indaabin emita un avalúo con un monto inferior al pactado. La fecha límite para ello se fijó para el 15 de febrero próximo.
  • Pese a ello y a lo cuantioso de la transacción se avaló la transferencia de 364.7 millones de pesos como “promesa de compra” sin someterlo a la aprobación del Consejo de Administración de Fonatur Tren Maya ni hacerle de su conocimiento al Comité Técnico de Fonatur.
  • El documento fue suscrito por Humberto Antonio Suárez Castillo y Alejandro Varela Arellano, este último, en su calidad de director jurídico, cargo que dejó el pasado 11 de enero cuando Jiménez Pons fue sustituido por Javier May.
  • Diana Angélica González Fragoso y Lizbeth Ariadna Camarillo López firmaron por la parte vendedora, en su calidad de delegadas fiduciarias y afirmar que actuaban por instrucciones de la Asamblea de Fideicomitentes del Fideicomiso 2014.
  • En caso de concretarse sería la compra más grande en la historia de Fonatur. Anteriormente y en la misma zona, la dependencia ya había adquirido otro terreno en las inmediaciones del aeropuerto de Cancún, cuando en 2021 le pagó mil 257.9 millones de pesos a Banco Azteca por un predio de un millón 890 mil metros cuadrados (665 pesos el metro cuadrado).
Publicidad
Publicidad
Publicidad