FACEBOOK

VISTAS
16 de Julio del 2020

¿Qué implica el criterio de oportunidad de Emilio Lozoya?

El ex director de Pemex podría encontrar una vía jurídica que lo exonere o que le garantice un procedimiento abreviado, un juicio corto.
Si Emilio Lozoya decide colaborar con la Fiscalía General de la República y ofrece pruebas sobre delitos más graves de los que se le imputan, el ex director de Pemex podría encontrar una vía jurídica que lo exonere o que le garantice un procedimiento abreviado, un juicio corto. La clase política mexicana se ha aproximado al caso Lozoya con una mezcla de expectativa y escepticismo. Las fallas de la fiscalía en el proceso de Elba Esther Gordillo y el hecho de que México es, además de Venezuela, el único país de América Latina que no judicializó la causa de los sobornos de Odebrecht representan dos estampas recientes del historial de incompetencia y acuerdos extrajudiciales que han caracterizado al sistema de procuración de justicia del país. El Partido Acción Nacional advierte que el proceso de Lozoya podría convertirse en un show mediático. Sin embargo, la ley ofrece herramientas que podrían hacer de este caso un parteaguas en la judicialización del combate a la corrupción en México. El consenso de analistas legales coincide en que es altamente probable que el ex director de Pemex se acoja a la figura del criterio de oportunidad. En ese sentido, la fracción V del Artículo 256 del Código Nacional de Procedimientos Penales estipula que el imputado aportará “información esencial y eficaz para la persecución de un delito más grave que se le imputa, y se comprometerá a comparecer en juicio”. Emilio Lozoya deberá ofrecer pruebas documentales para que la fiscalía considere otorgarle el beneficio de exoneración o de procedimiento abrevado, que implicaría que se declare culpable antes de que inicie el juicio oral a cambio de una sentencia reducida. La ley mexicana establece que la colaboración de Lozoya debe privilegiar la entrega de pruebas en relación a delitos graves de sus superiores jerárquicos, es decir el ex presidente, Enrique Peña Nieto; el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray; y el ex secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell. En caso de que la fiscalía determine que las pruebas de Lozoya son suficientes para otorgarle beneficios judiciales, el ex director de Pemex tendría que grabar una deposición en calidad de testigo que pueda usarse en los eventuales juicios de sus superiores jerárquicos o ser resguardado como testigo protegido en una casa de seguridad hasta que sea llamado a declarar por el juez. Emilio Lozoya llegará hoy a México para presentarse a la audiencia inicial, en la que no se presentarán pruebas ni se hará un pronunciamiento sobre la posible colaboración con la fiscalía. La cooperación se presentaría más adelante, durante la etapa de la investigación complementaria, previo a que las autoridades presenten una acusación formal contra el ex director de Pemex. El Consejo de la Judicatura Federal informó que la audiencia no será completamente pública, pero que le hará llegar los pormenores de la misma en tiempo real a un grupo de periodistas a través de Whatsapp.