21 de mayo 2022

19 de enero 2022

Política

¿Hubo narco elecciones en el 2021?

La oposición presentó un reporte ante la OEA y la CIDH sobre la presunta intervención del crimen organizado en las elecciones federales de 2021. En el expediente se denuncia la imposición de candidatos, el uso de la violencia como mecanismo de presión y la operación territorial de los cárteles de la droga

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

  • La coalición PRI-PAN-PRD presentó un reporte ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la presunta intervención del crimen organizado en las elecciones de 2021.
  • En el expediente se denuncia la imposición de candidatos, el uso de la violencia como mecanismo de presión y la operación territorial de los cárteles de la droga para favorecer el triunfo de Morena en al menos siete estados del país.

¿Por qué importa?

El 30 de septiembre del año pasado, a pesar de que se acreditó la influencia del crimen organizado en Michoacán, durante el proceso electoral del 6 de junio, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ratificó el triunfo Alfredo Ramírez Bedolla, abanderado de Morena a la candidatura a gobernador.

El contexto:

  • Previo a las elecciones, el aún gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, dijo tener pruebas de que el triunfo de Morena en el estado se había fraguado con ayuda del crimen organizado, por lo cual recurrió a la OEA. Incluso, solicitó una audiencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador, la cual nunca se dio.
  • Meses después, en agosto de 2021, los líderes nacionales del PRI (Alejandro Moreno Cárdenas), PAN (Marko Cortés) y Jesús Zambrano (PRD) se presentaron en la oficina de la OEA en Washington para respaldar la acusación de Aureoles.

Los detalles:

  • En un expediente que resume la forma en que 27 candidatos perdieron la vida durante las elecciones federales del año pasado, la oposición PRI-PAN-PRD denunció la intervención del crimen organizado durante y posterior a la jornada del 6 de junio.
  • “Grupos armados secuestraron e inmovilizaron a equipos completos de campaña, se apoderaron de casillas electorales y obligaron a los ciudadanos a emitir su voto públicamente y por consigna… Las amenazas se hicieron extensivas a la post-elección, mediante una impuesta ley del silencio sobre todo lo que había ocurrido”, se refiere en el documento dado a conocer por Reforma.
  • Pese a que el reporte evidencia que la violencia y los asesinatos se presentaron en casi todo el país, los casi 30 casos se concentraron en los estados de México, Sinaloa, Michoacán, Veracruz, Guerrero, Guanajuato y San Luis Potosí.
  • Como ejemplo se citó el caso de una diputada por Culiacán, que fue secuestrada antes de la elección y llevada ante un presunto jefe criminal, quien le argumentó que su plagio se llevó a cabo para “evitar la compra de votos”. Además, según su testimonio, ese mismo día “levantaron” a otros 20 operadores del PRI.
  • En otras entidades como Michoacán, comandos armados se apersonaron en las casillas de siete municipios para tomar las boletas y marcar en favor de Morena, En el Estado de México los candidatos fueron amenazados a muerte y en algunos casos, les impidieron hacer campaña.
  • El estado más afectado fue Veracruz con nueve aspirantes asesinados durante el proceso, mientras que en Guerrero, comunidades enteras fueron obligadas a votar por los candidatos elegidos por los cárteles.
  • En el caso de San Luis Potosí, la UIF entonces a cargo de Santiago Nieto, encontró vínculos del crimen organizado con el candidato a gobernador del Partido Verde, Ricardo Gallardo, pero la investigación fue congelada.
  • “A pesar de lo aquí expuesto, el lunes 7 de junio, el presidente López Obrador señaló que ‘la gente se portó muy bien, los que pertenecen a la delincuencia organizada en general bien, muy pocos actos de violencia de estos grupos’”, recriminó la denuncia presentada por la coalición opositora.
Publicidad
Publicidad
Publicidad