FACEBOOK

VISTAS
20 de Febrero del 2020

Grupo Protexa: el gran socio petrolero de la 4T

En un solo año, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador le ha asignado contratos por casi mil millones de dólares a consorcios en los que participa este conglomerado empresarial de Monterrey. Eso representa un monto mayor que los negocios que Emilio Lozoya habría entregado a empresas privadas bajo presión de Enrique Peña Nieto.
850 millones de dólares, es el monto de los contratos que Emilio Lozoya otorgó a empresas privadas bajo presión del presidente Enrique Peña Nieto, según personas cercanas a la defensa del ex director de Pemex. 967 millones de dólares, es el monto de los contratos que Pemex le otorgó a consorcios dónde participó Grupo Protexa en 2019. En menos de un año, esta empresa del Grupo Monterrey, controlada por la familia Lobo Morales, consolidó negocios de mayor magnitud que las operaciones por las que hoy es investigado Emilio Lozoya en México, Estados Unidos y España: la compra de Fertinal, la adquisición de astilleros en Galicia y la licitación de plataformas de perforación marina. Grupo Protexa se ha vuelto el gran socio petrolero de la 4T.  Su influencia les ha permitido tener participación en 13 de los 17 campos en los que Pemex licitó servicios petroleros el año pasado. Tres de los cuatro contratos que obtuvieron se firmaron bajo la modalidad de adjudicación directa o invitación restringida. La 4T le volvió a abrir la puerta del negocio petrolero a la familia Lobo, luego de que se mantuvieron ausentes del negocio de la construcción de plataformas petroleras para Pemex por casi diez años. La política de adjudicaciones directas en el sector energético del gobierno de Andrés Manuel López Obrador hizo de Protexa uno de los grandes jugadores del sector, los situó en el mismo nivel que las empresas de Carlos Slim, Ramiro Garza Cantú, Eduardo Tricio y Daniel Servitje. La historia de Protexa es la del ascenso basado en las conexiones políticas. El grupo empresarial de la familia Lobo creció exponencialmente debido a la relación personal del patriarca de la familia, Humberto, con el presidente José López Portillo. Esta tradición de cercanía con el poder continuó en mayor o menor medida en los sexenios subsecuentes. Por ejemplo, la organización Fundar ubica a las filiales de Grupo Protexa como los beneficiarios de una de las mayores condonaciones fiscales en los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón. En total, en estos gobiernos, el fisco les perdonó una deuda de alrededor de 1,535 millones de pesos. A pesar de las promesas del presidente López Obrador de separar el poder político del poder económico, su gobierno no ha estado exento de la injerencia de un sector del empresariado que ha construido su fortuna a partir de relaciones gubernamentales, particularmente en el sector energético, dónde la falta de transparencia y certidumbre han sido la regla y no la excepción. Es evidente que la 4T está provocando una recomposición de la élite empresarial mexicana. Y el caso emblemático es el del regreso de Grupo Protexa.