FACEBOOK

VISTAS
24 de Junio del 2019

Fertinal: Follow The Money

Código Magenta tuvo acceso al informe anual de una de las empresas fachada vinculadas a Fabio Covarrubias que participó en la operación. Aquí está la hoja de ruta para seguirle el rastro al presunto soborno que hizo posible uno de los fraudes más relevantes del sexenio anterior

¿Quién pagó el presunto soborno de Fertinal? Y lo más importante, ¿quién lo recibió? ¿Emilio Lozoya, Enrique Peña Nieto, o algún otro funcionario?

Ésas son las preguntas que se hacen los fiscales en México y Estados. Para responderlas, es necesario seguir el dinero.

Esto es lo que sabemos hasta ahora:

  1. Que un informante denunció ante las autoridades estadounidenses del Departamento de Justicia y de la Comisión de Valores un presunto soborno pagado al ex presidente Enrique Peña Nieto.
  2. Que una fuente cercana al caso Fertinal le dijo a Código Magenta que el mecanismo a través del cual se pagó un presunto soborno fue un dividendo de 51 millones de dólares que fue emitido a favor de los accionistas de la empresa tres meses antes de ser adquirida por Pemex.
  3. Que la lista de accionistas de Fertinal, es decir, los beneficiarios de una compra fraudulenta de 635 millones de dólares, se limita básicamente a dos grupos. Es decir, que el dividendo tuvo que ser distribuido a través de uno de estos canales.

Código Magenta tuvo acceso a una carta que envió el delegado fiduciario del Fideicomiso 470 de Banco Azteca, el instrumento utilizado para operar la transacción entre Pemex y Fertinal.

Ahí se detalla que el 96 por ciento de las acciones están concentradas en dos bloques: el de los familiares y empresas del empresario Fabio Covarrubias; y el de dos empresas registradas en el extranjero que firmaron un poder a favor del mismo grupo de abogados que representaron a Iusacell en su proceso concursal de 2006.

Empecemos por Fabio Covarrubias, el socio mayoritario de Fertinal que ganó el concurso de privatización de la compañía en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, que fue rescatado por el FOBAPROA y cuyo manejo de la empresa ha estado marcado por irregularidades, como se documentó en una investigación de Código Magenta.

Covarrubias controlaba el 68.65 por ciento de las acciones de Fertinal, por las que obtuvo un pago de 144 millones de dólares.

Sin embargo, cerca del 40 por ciento de este monto fue recibido a través de una empresa offshore que está conectada a fideicomisos y compañías fachada en al menos cuatro países.

Se trata de West Side Capital Markets LLP, una compañía registrad en Londres que aparece en el documento del Fideicomiso 470 como  propietaria del 26.6 por ciento de las acciones de Fertinal al momento de la compra.

Código Magenta tuvo acceso al reporte anual y a los estados financieros de West Side Capital Markets LLP del año 2015. Ahí se registra su relación con Fertinal, así como la entrada de 8.71 millones de libras esterlinas por el pago del dividendo emitido en septiembre del 2015.

Sin embargo, lo más relevante del documento es el mapa de conexiones de la compañía. Ésta podría ser la pista que determine si el dinero del dividendo se movió a través de esta estructura de ingeniería financiera montada por Fabio Covarrubias.

West Side Capital Markets  LLP tiene dos accionistas: Euro Asia Kapitaalgroep, una compañía de Bélgica que mantiene el 80 por ciento de las acciones; y Biltomore Vos, otra empresa de Bélgica, que tiene el 20 por ciento de las acciones restantes.

Paradójicamente, estas dos compañías de Bélgica tienen el mismo accionista mayoritario: una empresa de Luxemburgo denominada Platina Nimbus Sarl, que a su vez es parte de un fideicomiso registrado en Nueva Zelanda, The Zilvereen Trust, en el que aparece Fabio Covarrubias como fideicomitente, su esposa y sus hijos como beneficiarios, y Fanzom Ltd, otra compañía neozelandesa, como fiduciarios.

Además, existe otra conexión con México. Platina Nimbus Sarl es dueña de otras dos empresas de Bélgica, Biltmore Zilvereen y Euro America Kapitaalgroep. La primera es dueña de Surmaq de México, una S.A. de C.V. registrada en Cancún. La segunda es dueña de CD&P Consulting S.A. de C.V., con registro en Cuernavaca.

Si los testigos protegidos del caso Odebrecht ofrecen una lección, es que los sobornos pagados a altos funcionarios se operan a través de sofisticadas estructuras financieras de compañías offshore.

La acusación que realizó el ex director de Odebrecht en México en contra de Emilio Lozoya refiere que la compañía brasileña montó una red de empresas fantasma en las Islas Vírgenes Británicas para hacerle llegar al menos 4 millones de dólares.

Coincidentemente, esa misma red fue utilizada por Altos Hornos de México para transferir 3.7 millones de dólares un mes después de que se concretó la venta de la planta de fertilizantes de Agro Nitrogenados.

Volviendo al caso Fertinal, el historial de Fabio Covarrubias como un empresario conectado a la política y el esquema financiero a su disposición presentan un punto de partida sólido para que las autoridades en México y en Estados Unidos desenvuelvan la causa que se le sigue a Emilio Lozoya y aclaren el probable rol del ex presidente Enrique Peña Nieto en la operación.

También existe la probabilidad de que el presunto soborno se haya repartido por otra vía. NPK Holding, Base Rock BVBA, Arrendadora Internacional Azteca y Banco Azteca obtuvieron 485 millones de dólares en la transacción de Fertinal.

Al final, todo depende de que se conecten los puntos en la Unidad de Inteligencia Financiera, la Fiscalía General de la República y el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Sólo hay que seguir el dinero. Just follow the money.