FACEBOOK

VISTAS
04 de Marzo del 2020

El exilio español de Peña Nieto y Lozoya

No es casualidad que el ex director de Pemex y el presidente de AHMSA fueran detenidos en suelo español, o que el ex presidente esté viviendo en Madrid. Ahí confluyen los intereses políticos y empresariales de la élite mexicana y sus socios de OHL y el Partido Popular.

No es casualidad que Emilio Lozoya y Alonso Ancira hayan sido detenidos en España, el país que le ha abierto las puertas a los exiliados del chavismo que saquearon Petróleos de Venezuela, a los empresarios mexicanos que crecieron al amparo del poder político y al propio Enrique Peña Nieto.

España es el destino favorito de la élite mexicana por tres razones:

  1. Ahí están los aliados y cómplices políticos del círculo cercano de Lozoya.
  2. La inversión mexicana de los empresarios del poder siempre ha sido bienvenida en ese país.
  3. El caso de Petróleos de Venezuela ha demostrado que España fue la llave de entrada al banco que operaba uno de los mecanismos de lavado de dinero más prominentes del sistema financiera.

Por todo esto, las relaciones españolas de Emilio Lozoya y Alonso Ancira representan un factor clave en la investigación que la Fiscalía General de la República ha abierto en contra de Enrique Peña Nieto.

 

El exilio y las detenciones

Emilio Lozoya fue capturado por la Policía Nacional española en la finca de la Zagaleta, en Málaga. Es un complejo de 900 hectáreas donde viven desde millonarios europeos y futbolistas del Real Madrid y Barcelona, hasta príncipes sauditas, exiliados venezolanos y oligarcas rusos.

El diario El País lo define como “el barrio más exclusivo de España”, un lugar donde las villas alcanzan un precio de hasta 54 millones de euros.

La Zagaleta está en la Costa del Sol, a 20 kilómetros de la playa de Marbella, un sitio tan exclusiva como Palma de Mallorca, donde Alonso Ancira, el todavía presidente de Altos Hornos de México, fue detenido por la Interpol a mediados del año pasado.

La conexión de Lozoya y Ancira va más allá de que ambos fueron detenidos en España. Se trata de los operadores del presunto fraude que ha abierto la investigación de la Fiscalía General de la República en contra del ex presidente Enrique Peña Nieto.

Un alto funcionario de la oficina de Alejandro Gertz Manero le dijo al diario The Wall Street Journal que la venta de Agro Nitrogenados a Pemex es la principal línea de investigación que se sigue en contra de Peña Nieto. Los fiscales consideran que la operación significó un daño patrimonial de alrededor de 500 millones de dólares para el Estado mexicano.

Sin embargo, la pregunta que buscamos responder es por qué estos tres personajes; Peña Nieto, Lozoya y Ancira escogieron el exilio español.

A pesar de que el ex presidente niega haber comprado una residencia en España, dos versiones periodísticas distintas manejan la versión de que Peña Nieto en efecto adquirió propiedades en ese país.

El periodista Ricardo Raphael asegura que Peña Nieto cuenta con una residencia en el exclusivo barrio de la Finca de Pozuelo de Alarcón, en Madrid.

Y el portal La Política Online dio a conocer que a finales del sexenio pasado, el ex presidente le pidió al entonces senador, Emilio Gamboa, y al ex gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, comprar una propiedad en Málaga.

El hecho de que Peña Nieto, Lozoya y Ancira se hayan instalado en España no es una simple coincidencia, sino que ayuda a explicar el modus operandi de la élite político-empresarial mexicana a partir de tres deducciones:

 

1. En España están los amigos de Lozoya

Emilio Lozoya es el epicentro de una trama de complicidades que unen a Pemex con la constructora OHL y con una investigación de los fiscales españoles sobre un presunto financiamiento ilegal de las grandes constructoras de ese país a campañas políticas del Partido Popular. Un caso Odebrecht, versión España.

Los dos sujetos de interés de más alto perfil en esta investigación son el fundador de OHL, Juan Villar Mir, y su yerno, Javier López Madrid, amigo íntimo de la familia real y socio de Emilio Lozoya en una empresa llamada Infoglobal, la cual ha recibido contratos del gobierno mexicano.

La relación de Villar Mir con Lozoya data al menos desde 2010, cuando apareció el primer registro público del ex director de Pemex como miembro del consejo de administración de OHL México. En el 2013, la matriz de esta compañía acompañaría la cruzada fallida de Pemex para la adquisición hostil de Repsol.

Para ese efecto, Javier López Madrid mantuvo una interacción constante con el representante de Pemex ante el consejo de Repsol,  Arturo Enríquez Autrey, cuya familia es una de las dueñas de Altos Hornos de México, la compañía presidida por Alonso Ancira Elizondo.

 

2. En España están los socios de Vázquez Raña y Slim

La conexión de Lozoya con Villar Mir y Javier López Madrid le abrió las puertas de los liderazgos del Partido Popular al círculo cercano de Enrique Peña Nieto.

De acuerdo al diario El País, la compra que hizo Pemex del astillero gallego de Barreras, en el que la petrolera mexicana perdió alrededor de 50 millones de euros, fue negociada al más alto nivel entre Peña Nieto y su homólogo español, Mariano Rajoy, del Partido Popular.

Sin embargo, este negocio habría sido facilitado por uno de los empresarios más cercanos al PRI-Gobierno en las últimas décadas, Olegario Vázquez Raña, quien, junto a Carlos Slim, pasa largas temporadas en Galicia.

Vázquez Raña habría sido el contacto inicial que unió a Lozoya con el presidente del gobierno gallego, Alberto Nuñez Feijóo, también del Partido Popular.

También está Carlos Slim, quién pagó 2,300 millones de euros por FCC, una constructora involucrada por los fiscales españoles en la trama de sobornos del Partido Popular y que es acusada por el ex abogado de Odebrecht, Rodrigo Tacla, de ser utilizada para lavar 82 millones de euros en Panamá provenientes de la Banca Privada de Andorra.

 

3. España es la antesala de la Banca Privada de Andorra

La mayoría de los empresarios, ministros y directores de PDVSA que se hicieron ricos con el socialismo del siglo XXI del régimen de Hugo Chávez en Venezuela se exiliaron en España. La mayoría, también, guardó su dinero en la Banca Privada de Andorra.

El gobierno de ese país acusa que BPA ayudó a ex directivos de Petróleos de Venezuela a lavar más de 2 mil millones de dólares desviados desde la paraestatal. El banco, eventualmente, tuvo que disolverse porque el Departamento del Tesoro de Estados Unidos los identificó como una organización dedicada al blanqueo de capitales a gran escala.

Éste es el banco al que Juan Collado, el abogado personal de Enrique Peña Nieto que podría enfrentar 20 años de cárcel por un cargo de lavado de dinero, envió 124 millones de dólares.

Y eso no es todo: la trama del blanqueo de capitales de PDVSA en la Banca Privada de Andorra y los procesos de exilio de Emilio Lozoya y Alonso Ancira recaen sobre el mismo juez. Santiago Pedraz.

El exilio español de Lozoya y Enrique Peña Nieto es clave para entender por qué la defensa del ex director de Pemex insiste en que su cliente actuó bajo las órdenes del ex presidente. Y habla particularmente de tres casos: la adquisición de Fertinal, la compra de Agro Nitrogenados a Altos Hornos de México y la operación de los astilleros de Galicia.

Esto apenas comienza.