27 de enero 2022

13 de diciembre 2021

Política

Esto no fue un accidente

La tragedia en Chiapas no fue un accidente. La muerte de al menos 54 personas de origen centroamericano el pasado jueves por el choque de un tractocamión es resultado directo de la política migratoria de disuasión impulsada desde Estados Unidos con la complicidad del gobierno de México.

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

Esta tragedia no fue un accidente. La muerte de al menos 54 personas, este 9 de diciembre en Chiapa de Corzo, Chiapas, es resultado directo de la política migratoria de disuasión impulsada desde Estados Unidos, con la complicidad del gobierno de México.

Este jueves por la noche, un nuevo siniestro en territorio mexicano, que involucró a más de un centenar de migrantes centroamericanos sacudió a México y el mundo.

A nivel oficial, el suceso ha sido manejado por ambos, México y Estados Unidos, como una tragedia atribuible a los traficantes de personas.

Sin embargo, como lo han advertido una y otra vez numerosas instancias internacionales, así como organizaciones de la sociedad civil, nacionales y foráneas, la política migratoria impulsada desde Estados Unidos en colaboración con el gobierno de México, la cual busca que las personas se desistan a emprender el viaje hacia el norte, pone en grave riesgo las vidas de millones de personas desesperadas que solo buscan ejercer su derecho humano a solicitar asilo en un país extranjero.

Publicidad
Publicidad
Publicidad