FACEBOOK

VISTAS
11 de Julio del 2019

Estados Unidos prepara redadas masivas contra indocumentados

Aunque el objetivo son los inmigrantes con una orden de deportación que no han cumplido, la policía podrá detener, a partir de este domingo, a otros inmigrantes que se encuentren en el lugar donde se ejecute el operativo.
Aunque el objetivo son los inmigrantes con una orden de deportación que no han cumplido, la policía podrá detener, a partir de este domingo, a otros inmigrantes que se encuentren en el lugar donde se ejecute la redada.   Dos oficiales activos y un exfuncionario del Departamento de Seguridad Nacional, quienes prefirieron mantener el anonimato, señalaron que las redadas son inminentes. Dijeron al periódico The New York Times que los operativos empezarán este domingo, aunque ninguna autoridad lo ha confirmado.   Desde junio pasado, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció que iniciaría la deportación de los indocumentados cuyo asilo ha sido rechazado, pero siguen viviendo en el país. Sin embargo, esta política se pospuso debido a que se filtró la fecha en que iniciaría la operación y coincidía con las festividades del 4 de julio, Día de la Independencia en el país norteamericano.   El viernes pasado, el mandatario dijo a periodistas afuera de la Casa Blanca que los operativos “comenzarán en breve, pero no las llamo redadas, estamos sacando a personas, todas esas personas que durante años han venido ilegalmente”. Las principales ciudades en donde se van a implementar son Houston, Chicago, Miami y Los Ángeles, entre otras.   Fuentes de la policía fronteriza aseguraron a medios estadounidenses que la operación se dirige a 2 mil indocumentados.   Kenneth Cuccinelli, director interino del servicio de inmigración, dijo el miércoles que “el gobierno tiene en sus manos más de 1 millón de órdenes finales de deportación que no se han cumplido, las que serán ejecutadas por la Oficina de Inmigración y Aduanas” (ICE, por sus siglas en inglés).   A inicios de su presidencia, Trump prometió triplicar los agentes de ICE y expulsar a los 12 millones de indocumentados que viven en su país, según indican los cálculos. No obstante, no ha cumplido la primer prosa, y la segunda resulta difícil, pues de acuerdo a los mismos oficiales, el departamento tiene apenas 20 mil agentes. No ha habido un aumento en los arrestos, en comparación con la administración de Barack Obama, pero sí ha cambiado el tipo de personas a las que se arresta y la publicidad que se le da al tema.