FACEBOOK

VISTAS
03 de Abril del 2020

“Enfrentamos una emergencia nacional”: el mensaje de Cárdenas a AMLO

Un grupo de economistas e intelectuales públicos, la mayoría asociados a corrientes de izquierda, publicaron una carta que pide al presidente Andrés Manuel López Obrador implementar una política económica de contingencia que haga frente a la recesión mundial.
Un grupo de economistas e intelectuales públicos, la mayoría asociados a corrientes de izquierda, publicaron una carta que pide al presidente Andrés Manuel López Obrador implementar una política económica de contingencia que haga frente a la recesión inminente. “Es vital actuar con rapidez y contundencia, no solo en el plano sanitario, sino también en el económico”, escribe, entre otros, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, ex candidato presidencial del PRD y figura histórica de la izquierda mexicana. En ausencia de estas medidas de emergencia, podría presentarse “una depresión económica y una agudización de la pobreza no vistas en México en muchas décadas”, refiere la carta. Ex funcionarios federales como Rolando Cordera, Luis de la Calle, Mario Luis Fuentes, David Ibarra, Santiago Levy, Carlos Tello y Francisco Suárez Dávila se encuentran entre los firmantes. La carta también está suscrita por intelectuales como Carlos Heredia, Clara Jusidman, Norma Samaniego y Nora Lustig. En la conferencia de prensa diaria del viernes, el presidente López Obrador reiteró su renuencia a elevar el nivel de deuda pública para implementar una política contra cíclica financiada por una expansión del déficit fiscal. Además, anunció que su gobierno destinaría la mayoría de los recursos de fondos discrecionales a pagar pasivos federales. A nivel global, las autoridades económicas están impulsando políticas públicas de alivio financiero que compensen el impacto negativo de la que, de acuerdo a Jason Furman, ex asesor económico en jefe de la Casa Blanca, será la peor recesión desde la Gran Depresión. Estas medidas incluyen el financiamiento de nóminas, ampliación del seguro de desempleo, inyección de recursos masivos al sector salud y aplazamiento del cobro de impuestos y servicios básicos. La administración de Donald Trump, por ejemplo, llevará el déficit fiscal a un nivel de 15 a 20 por ciento del PIB, según un análisis del banco Morgan Stanley. Santiago Levy, ex subsecretario de Hacienda en el gobierno de Ernesto Zedillo y quien es referido como uno de los tecnócratas más cercanos a la 4T, publicó una propuesta de política económica que puede fungir como lineamiento para responder a la recesión derivada de la pandemia del Covid-19. Plantea, esencialmente, cuidar el trabajo formal a través del financiamiento público de nóminas privadas. El sector privado mexicano estima que el gobierno federal deberá gastar alrededor de 60 mil millones de dólares para reaccionar de manera efectiva a la inminente crisis económica. Durante décadas, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue identificado en el espectro político como una figura de izquierda, particularmente en materia de política económica. Paradójicamente, su administración ha implementado uno de los programas de austeridad más agresivos en años y ha obstaculizado una política de contingencia económica que privilegie la expansión del gasto público en un momento de deterioro de la economía, una bandera fuertemente asociada a gobiernos de izquierda. La mayoría de los intelectuales públicos y economistas que firman la carta difícilmente comparten un lugar en el espectro ideológico con el empresariado mexicano. No obstante, en esta coyuntura, coinciden con entidades como el Consejo Coordinador Empresarial en la necesidad de que el Estado asuma un papel más activo en la resolución de esta crisis. El consenso es nacional, pero no ha permeado en el ánimo el presidente López Obrador. “Consideramos indispensable que, bajo su liderazgo, se convoque a la brevedad a los principales actores económicos y sociales para construir un acuerdo nacional para superar la crisis, y establecer las bases para una nueva etapa de crecimiento y prosperidad”, concluye la carta.