FACEBOOK

VISTAS
06 de Marzo del 2019

En Nuevo León el aborto se castiga

Con 30 votos a favor, 8 en contra y 2 abstenciones el pleno del Congreso de Nuevo León aprobó la reforma al artículo primero que penaliza el aborto
Paradójicamente, la aprobación de la reforma de ley, se da durante la misma sesión en la que el Congreso de Nuevo León celebró el Día Internacional de la Mujer. Esta reforma proviene de un dictamen congelado desde 2014. La Comisión de Puntos Constitucionales del Congreso la retomó y ya fue aprobada. En Nuevo León el aborto era legal en casos de violación y riesgo en la vida de la madre. La aprobación de la reforma criminaliza el aborto incluso para estos casos. Con este cambio se defiende al feto desde la concepción hasta la muerte natural. La reforma aprobada, implica que los participantes en un aborto se someterán a sanciones penales. Grupos a favor y en contra del aborto se manifestaron desde temprano afuera del congreso local. También la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo Léon (CEDH) pidió al Congreso no aprobar el dictamen. En un comunicado el CEDH afirmó que aprobar la reforma sería un retroceso para el avance por los derechos de las mujeres, además comenta que implica limitar “los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, a las que se excluiría de tener la posibilidad de utilizar métodos anticonceptivos susceptibles de tener efectos anti-implantatorios”. Esto implica que anticonceptivos como la pastilla anticonceptiva no sean permitidos en Nuevo León, al ser un recurso que hace expulsar el óvulo fecundado, que según la reforma se considera como persona desde la concepción. En Twitter la discusión pusó sobre la mesa que la reforma es discriminatoria, ya que mientras las mujeres con poder económico pueden costear abortar en otros estados o países, el sector femenino que posee recursos quedará indefenso ante la criminalización del aborto. La aprobación de la reforma al artículo primero de la constitución de Nuevo León procedió a pesar de que en la conferencia matutina Olga Sánchez Cordero, ministra de gobernación fue cuestionada sobre la penalización del aborto en Nuevo León. La encargada de la secretaría de gobernación comentó que es erróneo criminalizar a la mujer, “lo que se pretende es no llevarla y sujetarla a un proceso penal y a privarla de su libertad. Se pretende que este es un tipo de revictimización a la mujer y, por supuesto, que es una política altamente discriminatoria”. Además cuando se le cuestionó sobre reformar a nivel constitucional el aborto, la ministra reconoció el derecho de cada entidad federal para regular la materia pero no descartó que un código penal único pueda despenalizar el aborto.