FACEBOOK

VISTAS
23 de Noviembre del 2018

En el SNTE, ¿quién tiene el poder?

El regreso de Elba Esther Gordillo a la política mexicana plantea una gran pregunta: ¿Quién tiene el poder en el SNTE, el sindicato más poderoso de América Latina? Apenas un día después de que “La Maestra” hizo un llamado a la democracia sindical, Juan Díaz de la Torre pidió licencia como Presidente

El regreso de Elba Esther Gordillo a la política mexicana plantea una gran pregunta: En el SNTE, ¿quién tiene el poder?

La Maestra tiene la mejor relación con el gobierno electo. Su cercanía con el próximo Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, es bien conocida.

También es sabido que el yerno y el nieto de Elba Esther operaron electoralmente a favor de López Obrador durante la campaña presidencial.

Pero además, La maestra también tiene aliados en la oposición.

Rafael Moreno Valle, coordinador de la bancada del PAN en el Senado, es también un personaje con un historial de cercanía con Gordillo.

El control del sindicato más grande y con mayores recursos financieros en América Latina, está en juego, por eso, en la pelea están todos: La Maestra, Juan Díaz y el CNTE.

Por un lado, Elba Esther Gordillo, quien ha sido la Presidenta Vitalicia del SNTE. Asumió el cargo en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y acusó de persecución política a la administración de Enrique Peña Nieto, quién la vio como una amenaza a su proyecto de Reforma Educativa.

La Maestra ha tenido en sus manos mucho poder, tanto que en el sexenio de Felipe Calderón, llegó a instalar a su yerno como subsecretario de Educación.

Del otro lado está Juan Díaz, un antiguo incondicional de La Maestra que se volvió un instrumento de Peña Nieto para reconfigurar el control del SNTE.

Ante la inminente salida del PRI de Los Pinos, Díaz ha tendido puentes para acercarse al gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador.

Y por si fuera poco, también está el CNTE, el grupo disidente del sindicato de maestros y también la célula más radical del magisterio.

Tiene una fuerte presencia en Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán; tres estados que votaron abrumadoramente a favor de Andrés Manuel López Obrador.

En el discurso, los integrantes del próximo gobierno han sido claros: se abrirá el juego a la democracia sindical. Ésa será la  política de Estado, la de la no intervención.

Habrá que esperar para saber quién se queda con todo el poder del SNTE.