FACEBOOK

VISTAS
15 de Agosto del 2018

Elba Esther: Su sindicato la respalda

Quienes dudan de la influencia de Elba Esther Gordillo probablemente no saben que la Maestra está libre porque el SNTE jamás la quiso denunciar
¿Elba Esther Gordillo sigue teniendo el poder que alguna vez alcanzó antes de ser encarcelada por la administración de Enrique Peña Nieto? Ésa es la pregunta que se hace todo el país. Es la pregunta, sobre todo, que le quita el sueño a sus enemigos, que no son pocos. Si alguien duda de la influencia de “La Maestra” al interior de la organización sindical más grande de América Latina, es porque ha sido omiso frente a una realidad que se volvió obvia con su liberación: en el momento de mayor vulnerabilidad de Elba Esther Gordillo, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se abstuvo de denunciarla. Por eso, hoy “La Maestra” está libre de todos los cargos que le imputó la Procuraduría General de la República (PGR). Sin denuncia, no hay sustento para la acusación de fraude fiscal; sin fraude fiscal, no hay pretensión de lavado de dinero; y sin lavado de dinero, no hay delito de delincuencia organizada. Sin la acusación de la parte agravada, el caso de la PGR se vino abajo. Jesús Murillo Karam, el primer Procurador General de este gobierno, había presentado elementos de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda que sugerían la transferencia de 1,978 millones de pesos de un fideicomiso del SNTE a dos cuentas relacionadas con Elba Esther Gordillo. Huelga decir que, para los jueces, esto fue insuficiente. Por incapacidad o por algún tipo de complicidad que aún no puede ser explicado, los fiscales mexicanos decidieron darle un peso muy importante a la denuncia del SNTE dentro de su estrategia jurídica. Sin embargo, el sindicato nunca traicionó a Elba Esther. En la lógica política mexicana, en el ethos de la tradición política del Grupo Atlacomulco,  lo obvio habría sido presionar al SNTE a denunciar para sellar el caso en contra de “La Maestra”. Pero eso nunca sucedió. Cuando fueron llamados como testigos los supuestos enemigos de Elba Esther, los herederos del poder al interior del SNTE, no dijeron absolutamente nada que pudiera incriminar a “La Maestra”. Ni el SNTE, ni el dirigente que sustituyó a Gordillo, Juan Díaz de la Torre, denunciaron a “La Maestra”. Eso habría bastado para mantenerla en la cárcel. La ausencia de una denuncia formal permitió que un juez declarara, posteriormente, que el dinero utilizado por Elba Esther Gordillo fue de origen lícito. El argumento de la PGR fue debilitado a tal grado que el juez sancionó a los fiscales mexicanos por no presentar pruebas ni testigos en tiempo y forma. La exhibición patente de la incapacidad del Estado mexicano para manejar un caso de alto perfil político como éste contrastó con la construcción de una campaña mediática en contra de Elba Esther Gordillo. El gobierno le hizo llegar a los medios el desglose de los gastos de “La Maestra” en Neiman Marcus y en clínicas de cirugías estéticas de California. La administración de Enrique Peña Nieto ganó en la arena de la opinión pública, pero perdió en tribunales. La gran incógnita que rodea al caso Gordillo es por qué al interior del SNTE nadie dijo nada, ni siquiera quiénes ascendieron a posiciones de poder sindical cuando Elba Esther fue arrestada. Una de ellas, Soralla Bañuelos de la Torre, diputada federal por Nueva Alianza y una figura emergente que ha sido comparada a los años de juventud de la propia Elba Eshter Gordillo, fue nombrada apoderada legal del SNTE en el 2015. En ese mismo año, Soralla presentó un testimonio de siete horas en el caso de “La Maestra”. No dijo nada relevante. No obstante, eso no significa que no estuviera al tanto de la situación legal de Elba Esther. Como Doctora en Derecho y miembro del Consejo de Asuntos Jurídicos del SNTE desde 2011, Soralla Bañuelos debió conocer la importancia de la acusación del sindicato, o de su apoderada legal en su defecto, para el argumento de la PGR. Juan Díaz de la Torre tampoco quiso darle el tiro de gracia a Elba Esther Gordillo. Durante dos años se abstuvo de declarar en el caso. Se presentó como testigo en la última instancia antes de que las autoridades tuvieran que recurrir a su declaración forzada. El nuevo Presidente Nacional del SNTE tampoco incriminó a “La Maestra”. En cambio, ofreció una explicación bizarra para excusar a Gordillo en relación a los presuntos desvíos del fideicomiso. Aseguró que no recordaba el asunto “porque no asistía a todas las reuniones del Consejo Nacional, que era el órgano de gobierno sindical encargado de conocer y de aportar dichas erogaciones”. Los aliados de “La Maestra” aseguran que Elba Esther está muy cerca de regresar a dirigir el sindicato de maestros, una organización con un poder político de tal magnitud que ha sido capaz de definir elecciones presidenciales. La advertencia es de Ricardo Aguilar, dirigente del SNTE en Chiapas y sobrino de Gordillo: “Los maestros nunca la acusaron de nada, ni el sindicato. Salió absuelta, por eso procede su reinstalación al frente del sindicato”. Juan Díaz de la Torre fue un aliado de la administración de Enrique Pela Nieto. Eso quiere decir que su poder y el dinero que recibe en nombre del sindicato tienen fecha de caducidad. Todo lo contrario puede decirse de Elba Esther Gordillo, quien ha encontrado una afinidad política natural con el movimiento de Andrés Manuel López Obrador, el Presidente electo de México. En febrero, el SNTE ratificó a Juan Díaz de la Torre como su Presidente Nacional para el período 2018-2024. Con “La Maestra” de regreso, pocos ven probable que sea él, justo en este sexenio que viene, quien se encargue de dirigir el sindicato más importante de América Latina.   Ayer, en el programa Despierta, Carlos Loret de Mola le preguntó a Marcelo Ebrard, la propuesta de López Obrador para ser Secretario de Relaciones Exteriores, si Elba Esther Gordillo regresará al sindicato. “Es difícil saberlo”, respondió. “Depende de los equilibrios que el propio sindicato tenga; no es algo que el gobierno esté en posibilidades ofrecerle a nadie”, sentenció Ebrard. La respuesta parecería ambigua si no se hubiera escuchado lo que dijo después: “Va a haber cambios mayúsculos (en la reforma laboral), que van a llevar a un cambio muy importante en los sindicatos, empezando por el propio sindicato magisterial”. “La Maestra” ya consiguió lo más difícil: su liberación. En diciembre del 2017, la periodista María Idalia Gómez, que siempre siguió de cerca el caso Gordillo, auguró en el programa de ForoTV, Estrictamente Personal, que el juicio había llegado a una dinámica que permitiría la liberación de Elba Esther en un plazo de seis meses. El timing fue casi profético. ¿Por qué está libre Elba Esther Gordillo? Porque la PGR armó un caso raquítico, por la brillante defensa penal del abogado Marco Antonio del Toro, porque hubo un cambio en la legislación judicial relacionada con la recolección de pruebas financieras; pero sobre todo, porque el SNTE nunca dejó de cuidar a quien fue su líder sindical durante casi tres décadas. “La Maestra” está a un paso del poder.