16 de mayo 2021

19 de abril 2021

Política

El software espía de la FGR

El espionaje injustificado “es una estrategia perversa que corresponde a un régimen autoritario”, dijo AMLO en 2017.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

Hace apenas cuatro años, el entonces aspirante a la presidencia de México condenaba el espionaje por parte del Estado y prometía desmantelarlo si llegaba a la silla grande.

Pero hoy, ya instalado en Palacio Nacional, las cosas en materia de espionaje no han cambiado mucho.

Una investigación realizada por El País, reveló que la Fiscalía General de la República ha renovado los contratos con una empresa de espionaje que mantenía desde los tiempos de Enrique Peña Nieto.

Con un costo de 5.6 millones de dólares, el organismo a cargo de Alejandro Gertz Manero, obtuvo de la empresa Neolinx las capacidades de geolocalización de dispositivos móviles y el análisis de datos a gran escala.

“Es decir, hay todo un entramado de vigilancia por parte del Estado. Y preocupa, justamente, en el discurso del presidente, decir: “confíen en nosotros, no vamos a espiar, somos diferentes”. Bueno, pues con ese fiscal, con Gertz Manero, ya nos dimos cuenta que no son distintos”, comentó Pepe Flores, de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), en entrevista con Código Magenta.

La geolocalización de dispositivos es posible mediante un software denominado Geomatrix, señala el diario español.

“Lo que hace Geomatrix es que permite al introducir -y de ahí que se conecte un poco con el tema del Padrón- que al introducir el número telefónico o el número IMEI de un equipo, de una persona, yo pueda geolocalizarla”, explicó el activista.

Y las implicaciones que esto tiene, destacó, son considerables.

“Geomatrix también permite que yo establezca geovallas o perímetros virtuales, en los que yo puedo decir, por ejemplo, establéceme un perímetro virtual en la Plancha del Zócalo antes de una marcha feminista, por ejemplo, y que me indiques qué teléfonos entran y qué teléfonos salen. O si este teléfono entró o salió de este perímetro. Son algunas de las capacidad que tiene, que están documentadas”.

Por el otro lado, también está el software Echo.

“Echo tiene la capacidad de identificar con un margen de precisión de hasta un metro de distancia un dispositivo móvil. Y puede ser un dispositivo de forma localizada o pueden ser un montón de dispositivos. De hecho, presume que tiene la capacidad de vigilar a todos los usuarios de internet de un país”.

De todo esto quizá lo más preocupante es que estas herramientas ya se utilizan sin ningún tipo de transparencia, advierte R3D.

“Ya no es una situación hipotética. Es una situación comprobada, que en 99 por ciento de las veces que se usó no se pidió autorización de un juez. Entonces, 99 por ciento de las veces que se usó, fue de forma ilegal. Y la Fiscalía tiene que esclarecer eso”.

Y es que los mexicanos no tenemos idea para qué fueron usados Geomatrix o Echo en esas 10,890 ocasiones. Si esas búsquedas realizadas contribuyeron a una carpeta de investigación, o si fueron aprovechadas para otros asuntos. 

“Y más grave aún, desde R3D hemos realizado solicitudes de información sobre un montón de empresas, preguntándole a la Fiscalía: ¿Tienes contratos con esas empresas, firmados a partir del primero de dic 2018?’ Y lo que nos ha dicho la Fiscalía es mentirnos a la cara: ‘no tengo nada’”. 

“Evidentemente la Fiscalía está mintiendo”.

Por ese motivo, los activistas en pro de los derechos digitales abogan por la aplicación de mayores medidas de control y contrapesos institucionales que impidan el ejercicio abusivo de la vigilancia gubernamental. Así como ya sucede en Estados Unidos y sobre todo, en los países que conforman la Unión Europea.

“No hay nada que justifique que indiscriminadamente todas las personas estemos siendo potencialmente vigiladas”. 

Mientras tanto, subrayan desde R3D, el discurso oficial podrá ser distinto, pero las prácticas son la misma de antes.

Publicidad
Publicidad
Publicidad