FACEBOOK

VISTAS
14 de Junio del 2019

Ebrard, el Keanu de la 4T

Keanu Reeves está en su mejor momento. Pero en México, hay alguien más que también está en todos lados, Marcelo Ebrard. Si bien, siempre han estado ahí, ahorita están rompiendo en internet.
Ebrard, el mismísmo que salvó a México de los aranceles y del villano de moda, Donald Trump. Y que como Keanu está en todos lados. Bueno pero estos señores del internet no se hicieron de un día para otro. Regresemos en el tiempo. Era el año 2000, Britney sonaba en la radio y para ver películas en casa teníamos que ir a Blockbuster. En Hollywood la euforia era Matrix; Neo y Trinity eran la pareja del momento. En México, la transición política comenzaba a tomar fuerza. Ese año, el 2000, Ebrard contendió para la jefatura del Distrito Federal por el Partido Centro Democrático (que ya no existe). Sin embargo cedió su lugar a Andrés Manuel López Obrador para que contendiera (y al final, ganara) la jefatura del Distrito Federal. Porque eso hacen él y Keanu, ceden lugares. Seis años después, en el 2006, Ebrard tomó el mando de la ciudad y Ese mismo año, Keanu también fue el mejor. Se estrenó “La casa del lago” y fue todo un éxito. En 2010 Ebrard fue nombrado el mejor alcalde del mundo. Por defender los derechos de la mujer, de las minorías y promover asuntos de materia ambiental, la fundación internacional City Mayors le dió el título. Pero luego, las cosas se pusieron feas. Para Ebrard llegó la línea 12. Para Keanu, 47 Ronin, que recibió muy malas críticas. Una actuación sonámbula de un aturdido Keanu Reeves, se leía en The Guardian. Ebrard desapareció de la escena política por 5 años. Partió a París, y aunque él siempre lo negó, dicen que se trató de un autoexilio. Estaba latente la amenaza de que lo relacionaran con las irregularidades de la construcción de la línea 12 del metro del Distrito Federal. ¿Y Keanu..?, bueno pues pareció superarlo más pronto. En 2017 Ebrard regresó a México para apoyar la campaña presidencial de López Obrador. Y con la victoria se ganó el puesto de Secretario de Relaciones Exteriores. Había mantenido un bajo perfil hasta que tuvo que negociar con el megamalo de Trump y entonces fue nombrado coordinador de un grupo especial para cumplir con los acuerdos sobre migración. Ebrard ahora tiene atribuciones sobre tres secretarías de Estado. Básicamente es el John Wick de la administración. Marcelo es visto como un súper secretario, aunque lo niegue. Pero la presión no lo gobierna. Aunque hay algo contra lo que Ebrard no puede competirle a Keanu, su carisma y su amor por los perros.