16 de septiembre 2021

24 de agosto 2021

Política

Drogas, presuntos sobornos y la DEA

Testimonios recogidos por el NYT apuntan a que la DEA en Haití podría haber estado coludida con narcotraficantes protegidos desde la más alta política de ese país.

Por Magenta Staff

COMPARTE ESTA HISTORIA

Drogas, presuntos sobornos y sí, la D.E.A. La famosa agencia antidrogas de Estados Unidos se encuentra -nuevamente- en el ojo del huracán.

Esta vez por su cuestionable desempeño en Haití, el país más pobre del hemisferio y cuyo presidente Jovenel Moise, fue asesinado el pasado 7 de julio en la residencia oficial por un comando conformado principalmente por mercenarios colombianos – algunos de ellos supuestamente entrenados en Estados Unidos.

A pesar de numerosos arrestos aún se desconoce el motivo del ataque, el cual fue perpetrado tras la débil resistencia de la guardia presidencial encabezada por el comandante Dimitri Hérard, quien, a su vez, era sospechoso en un caso de narcotráfico suscitado en Haití e investigado por la D.E.A.

Pero ahora, nueva información obtenida por The New York Times refuerza la teoría de que el asesinato del mandatario haitiano pudiera estar vinculada con el tráfico de drogas, un negocio multimillonario que ha convertido al país caribeño en un “narco-estado” -según la justicia estadounidense- y que en teoría, es combatido por el gobierno de Estados Unidos a través de la D.E.A

De acuerdo con dos ex agentes de la agencia antidrogas consultados por el Times, la corrupción en Haití alcanza los niveles más altos de la política y los negocios en el país – así como a la propia agencia antidrogas de Estados Unidos, acusada por las fuentes de proteger el narcotráfico que opera en el territorio, considerado un punto clave en el flujo de estupefacientes de Sudamérica hacia suelo estadounidense.

La información surgida desde Haití da muestra de que el rastro de Estados Unidos está presente en cada una de las líneas de investigación que rodean el caso del asesinato del presidente Moise: su jefe de seguridad, sospechoso de narcotráfico ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos; sus presuntos asesinos, colombianos presuntamente entrenados en Estados Unidos – y ahora, la D.E.A, agencia antidrogas de Estados Unidos, sospechosamente vinculada a la corrupta élite haitiana.

Incómoda para Biden

El caso hace eco en México, en donde el presidente Andrés Manuel López Obrador ha manifestado su desconfianza hacia la estrategia antidrogas desplegada desde hace décadas por el gobierno de Estados Unidos más allá de sus fronteras.

Y es que, desde 2015, al menos una docena de agentes de la DEA en Estados Unidos han sido imputados por delitos de corrupción. De acuerdo con una investigación de The Associated Press, los cargos varían desde el espionaje ilegal de telecomunicaciones, sobornos, e incluso, la venta ilegal de armas a narcotraficantes.
Y eso solo por actividades ilícitas cometidas dentro de Estados Unidos.

Fuera de su país, las cuestionables prácticas de la agencia antidrogas -como evidencian sus propios ex agentes desplegados en Haití- representan ya un riesgo sistémico para el gobierno del presidente Joe Biden en su propio hemisferio.

La retirada de Afganistán y el auge de China como rival, obligarían al gobierno demócrata a enfocar sus esfuerzos de política exterior a América Latina.

Pero la D.E.A y su presencia en el llamado “patio trasero” de Estados Unidos, pareciera resultar cada vez más contraproducente.

Publicidad
Publicidad
Publicidad