FACEBOOK

VISTAS
02 de Octubre del 2019

Desaparición de poderes, ¿cuándo sí y cuándo no?

Morena y el PAN se han enfrentado por este tema el tema de la desaparición de poderes en los estados, pero pocos saben qué implica. Aquí te lo explicamos.
Imagínate que de la noche a la mañana ya no hay gobernador en tu Estado, ni Congreso, ni Poder Judicial. Eso significa la desaparición de poderes, tema del que tanto se ha hablado en las últimas semanas. Morena dice que los estados de Tamaulipas y Guanajuato, están siendo abandonados por sus gobiernos. El PAN, por su parte, dice que Veracruz, que es gobernado por Morena, es un total desastre. Y aunque pareciera que solo se trata de revanchismo político, la facultad de desaparecer todos los poderes en una entidad está contemplada en la Constitución. Más allá de si el Senado se atrevería o no a proponerlo, la pregunta es: ¿Se podría -específicamente- en Tamaulipas, Guanajuato y Veracruz? La respuesta corta es sí, pero vamos por partes: Según la ley, existen cuatro razones por las que el Senado puede declarar la desaparición de poderes. Uno, cuando los gobernantes de un Estado actúan en contra de la Federación. Por ejemplo, si un estado se quiere independizar. Dos, cuando los titulares de los poderes huyen de sus cargos. Tres, cuando el gobernador, todos los diputados propietarios y diputados suplentes, mueren. Y cuatro, cuando un gobernante rompe con los principios republicanos de la democracia y, por ejemplo, se declara rey del Estado. Es decir, que ni la violencia ni la ingobernabilidad -que es lo que pasa en esos estados- son una de las razones que contempla la ley. Pero hay un detalle: “Los diputados, la ciudadanía, puede denunciar y decir ‘yo considero Senado de la República (...) que los poderes en el estado equis o ye han desaparecido -insisto- porque el Estado está actuando contra la Federación”, aclaró en entrevista con Aristegui Noticias el ex ministro de la Suprema Corte, José Ramón Cosío. O sea, que en este 2019, en los casos de Veracruz, Guanajuato y Tamaulipas, por un mero legalismo, existe la remota posibilidad de que se alegue el motivo número uno, para plantear la desaparición de poderes en un Estado. Iría al Senado, el Senado haría una declaración de que han desaparecido, nombraría a un gobernador provisional para que este gobernador convoque a elecciones, se vuelvan a reconstituir los órgano ejecutivo y legislativo y empiece otra vez la marcha de un gobierno nuevo”, explicó el ex ministro. El presidente sería el encargado de proponer una terna, y ya sea el Senado o la Comisión Permanente votaría por uno de ellos. “Se entiende que ya no hay función legislativa, ni judicial ni ejecutiva. O sea, no es un chiste esto. Es una cosa sumamente seria”, advirtió Cosío. En conclusión, lo que hoy pelean Morena y el PAN en el Senado, es -técnicamente- viable Pero la nueva pregunta sería… es viable, pero ¿es lo mejor?