FACEBOOK

VISTAS
03 de Julio del 2020

Del derecho a votar, al derecho a gobernar

Apenas hace 65 años las mujeres pudimos votar en una elección federal, pero la lucha sigue, ahora por el derecho a gobernar.
Este 3 de julio se cumplen 65 años de que las mujeres pudimos votar en una elección federal, pero la lucha sigue, ahora por el derecho a gobernar. Y eso tiene que ver con la paridad de género. ¿Y qué significa la paridad? Que en igualdad de oportunidades tanto hombres como mujeres se encuentren en los espacios donde se toman las decisiones que nos van a impactar a todas las personas que vivimos en este país, señala Iraís Reyes, abogada y representante del colectivo Derecho a Gobernar. ¿En dónde están esos espacios de toma de decisiones? En el gabinete del Poder Ejecutivo, en el Poder Judicial, en el Poder Legislativo, en todas las candidaturas a cargo de elección popular, en los ayuntamientos. Por eso se llama ‘Paridad en Todo’, porque es en todos los espacios donde se toman decisiones que impactan a la gente. Derecho a Gobernar es un grupo de mujeres organizadas en Nuevo León, que está luchando por los espacios políticos que nos pertenecen. Por ahora su lucha más grande es lograr que el congreso del estado apruebe la paridad en todo. El año pasado a nivel federal se aprobó la paridad en todo, y por ley los congresos locales tienen que bajar esa reforma a sus estados. Prácticamente hacer un copy-paste de la ley federal. Pero en el congreso de Nuevo León esa ley tenía 1 año congelada, hasta que el colectivo comenzó a hacer presión a través de redes sociales y a cuestionar directamente a los diputados y diputadas en las puertas del congreso. Si ‘Derecho a Gobernar’ no hubiera comenzado a pronunciarse y a hacer presión en redes sociales y en las afueras del congreso, difícilmente esta primera vuelta hubiera salido, dijo Iraís Reyes. Por que sí, el ruido que causó el colectivo logró que en el congreso se aprobara la primera vuelta de la reforma de paridad. Faltaría una segunda vuelta para convertirse en ley. Sin embargo, el colectivo no está conforme con lo que se aprobó porque dejaron fuera al poder judicial, es decir, dejaron la paridad a medias. “Si no se aprueba la paridad en el poder judicial como viene en la reforma federal va a tomar 20 años que tengamos un poder judicial donde la mitad sean hombres y la mitad sean mujeres y es lo mínimo”, señala Iraís Reyes. Y las mujeres ya no podemos seguir esperando 20 años más.