FACEBOOK

VISTAS
24 de Octubre del 2018

¿Quién cuida al CJNG?

¿Alguien está protegiendo al Cártel Jalisco Nueva Generación desde lo más alto del sistema político mexicano? Pese a que el Departamento de Justicia de Estados Unidos considera que ésta es la organización criminal más peligrosa del mundo, en México el CJNG cuenta con inmunidad jurídica

Alguien está protegiendo al Cártel Jalisco Nueva Generación desde lo más alto del sistema político mexicano.

El cártel de mayor expansión en el sexenio. El que ocupa tres cuartas partes del territorio nacional y tiene presencia global. El que sustituyó al Cártel de Sinaloa como la organización criminal hegemónica del país.

El que, según fuentes de la DEA, tiene un brazo armado de cinco mil soldados con armamento paramilitar y un capital estimado de 20 mil millones de dólares.

Es éste cártel el que ha sido nombrado por el Departamento de Justicia de la administración de Donald Trump como la organización criminal más amenazante en el mundo para la seguridad de Estados Unidos

Y a pesar de todo esto, en México, el CJNG es intocable. Entre junio del 2017 y septiembre del 2018, se emitieron 82 sentencias en contra de miembros del crimen organizado en el país. Ninguno de ellos fue algún líder del Cártel Jalisco.

En los diez meses anteriores a este periodo, sólo se emitieron siete sentencias contra miembros de este cártel. Esto representa apenas el 5 por ciento de las sentencias emitidas contra miembros del crimen organizado.

Éste no es un cártel ordinario, no es una organización criminal típica. Estamos frente a una empresa que cuenta con recursos financieros casi ilimitados, que controla sus cadenas de suministro como ningún otro cártel lo ha hecho en México y que es obsesiva con el control de territorio y de estructuras criminales.

Su modelo de negocio se sustenta en cuatro pilares:

Primero

La violencia como método: ésta es una organización que empezó como un brazo armado del Cártel de Sinaloa y que ha construido una cultura de cero tolerancia a la disidencia.

El gran éxito de la organización es que han absorbido las células remanentes de otras organizaciones criminales.

Los grupos que quedaron huérfanos por la política de descabezamiento de cárteles del Estado mexicano han sido acogidos por el CJNG.

Segundo

La expansión territorial: su control va más allá del 75 por ciento del territorio de México. Según la DEA, operan en prácticamente todas las ciudades grandes de Estados Unidos y tienen presencia en Australia, Europa y China, de dónde obtienen sus insumos para la producción de su principal producto, las metanfetaminas.

Tercero

Producción sintética: el CJNG es dueño de toda la cadena de suministro de las drogas más demandadas en Estados Unidos, las metanfetaminas y el fentanilo.No dependen de que los cárteles colombianos y bolivianos les provean la droga en sus términos. Tampoco dependen en gran medida de la amapola producida en Guerrero, un territorio asediado por el ejército y por cárteles rivales.

Esto se ha traducido en un enorme éxito financiero. Como decíamos, la DEA calcula que el CJNG cuenta con un capital de 20 mil millones de dólares. Según la administración de Donald Trump, ésta es una  organización que exporta cinco toneladas de metanfetaminas y cinco toneladas de cocaína cada mes. Además, se estima que cuentan con al menos 100 laboratorios de metanfetaminas en México, la mayoría en Jalisco.

En el CJNG se reinvierten las utilidades. Según un reportaje de la revista Rolling Stone que cita fuentes de la DEA, esta organización compró un submarino que es operado por ex miembros de la marina rusa. Asimismo, el cártel ha contratado a expertos en inteligencia y contrainteligencia de Israel. No es algo menor para una organización que hace nueve años empezó como un pequeño grupo de sicarios en Jalisco.

Cuarto

Probablemente es el más importante: el de la protección política. Además de la inmunidad jurídica de facto, hay otras señales preocupantes sobre la presencia de la organización en el Estado mexicano.

Reuters ha publicado que de acuerdo a información de inteligencia, el 50 por ciento de los policías municipales en Jalisco se encuentra en la nómina del CJNG.

También está el caso de Edgar Veytia, el ex Fiscal General de Nayarit que se encuentra detenido en Estados Unidos por presunto tráfico de drogas y lavado de dinero para el CJNG. Según los documentos de la demanda presentada por los fiscales del Distrito Este de Nueva York, tan sólo a él se le buscaría incautar la cantidad de 250 millones de dólares.

A la cabeza de toda la organización está Rubén Oceguera Cervantes, alias El Mencho. Se estima que su fortuna personal es de al menos mil millones de dólares, lo suficiente para entrar a la lista de Forbes.

En los círculos de la DEA, El Mencho es conocido como el nuevo Chapo. El gobierno de Estados Unidos ofrece una recompensa de 10 millones de dólares para quien aporte información que lleve a la detención de Oceguera Cervantes. La última vez que se ofreció esta cantidad fue cuando se buscó a Caro Quintero por el asesinato de un agente de la DEA en la década de los ochenta.

La administración de Donald Trump está perdiendo la paciencia. Mientras Estados Unidos  enfrenta la peor crisis de adicción de opiáceos en su historia, el CJNG sigue expandiéndose dentro y fuera de México. El Departamento de Justicia considera que el Cártel Jalisco está a la par de otras organizaciones criminales o terroristas como Hezbolá.

Jeff Sessions, el Procurador General, anunció que el desmantelamiento del CJNG es su máxima prioridad. Se creó una división especial de fiscales para perseguir a los líderes de esta organización. Se han emitido 15 acusaciones en cortes federales contra 45 miembros de esta organización criminal. Dos de ellos ya se han declarado culpables por lavar 100 millones de dólares.

Estados Unidos está haciendo la tarea que el gobierno mexicano se ha rehusado a hacer en los tribunales. Es verdad que el ejército está en una guerra abierta con el CJNG, el único grupo del crimen organizado que ha logrado derribar un helicóptero de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, la inmunidad jurídica de los líderes del cártel más importante de México es un caso de estudio.

Por esto, la pregunta obligada sigue siendo: ¿Quién cuida al CJNG?