FACEBOOK

VISTAS
22 de Febrero del 2019

Claves sobre la termo-consulta

A vísperas de la consulta ciudadana en la que se votará la operación de la Termoeléctrica de Morelos, te enumeramos todo lo que tienes que saber previo a la votación
En tiempos de López Obrador las consultas ciudadanas parecen ser una constante que reaparecen en los proyectos más emblemáticos de la nueva administración. En repetidas ocasiones este mecanismo de votación ciudadana se ha puesto en duda al cuestionar la confiabilidad de los resultados. Esto porque las consultas ciudadanas no están sujetas a reglas claras y precisas. La consulta, que acontecerá el 23 y 24 de febrero en algunos estados de los municipios de Morelos, Puebla y Tlaxcala, también está manchada por la duda. Aquí te van las razones.

1. El INE brilla por su ausencia

El Instituto Nacional Electoral no participará en la consulta ya que este ejercicio de participación ciudadana no está regulado en la constitución. Nuestra carta magna si contempla la consulta popular, pero ésta se da bajo un contexto completamente diferente. La consulta ciudadana, que practica el gobierno de López Obrador, es un ejercicio electoral organizado y operado desde la Secretaría de Gobernación, a través de La Subsecretaría de Desarrollo Democrático y Participación Social.

2. No hay reglas claras y precisas.

Al no participar el INE, no existe padrón confirmado por la institución electoral; además no se sabe cuando saldrán los resultados. Estas condiciones no garantizan que el resultado sea producto de una decisión de toda la ciudadanía.

3. Hay un grupo opositor muy fuerte

Pobladores, activistas y ejidatarios de Morelos aseguran que el proyecto implica severos riesgos al medio ambiente. Bajo la consigna “agua sí, termo no”, los detractores temen que la operación de la termoeléctrica contamine el agua que diariamente consumen. Ante el riesgo que la consulta significa para los pobladores de la zona, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una serie de medidas cautelares para reflexionar y evaluar las condiciones en las que se realizará la consulta.

4. El asesinato de Samir Flores

Samir Flores, activista opositor a que se construya la termoeléctrica en Huexca, Morelos; fue asesinado en medio de un estado de conflicto y hostilidad en las comunidades afectadas por el proyecto. Los detractores tomaron la muerte de Samir como bandera para exigir la cancelación de la consulta. Sin embargo el presidente de México alegó que aunque es un hecho desafortunado, vil y cobarde; no es argumento suficiente para cancelar la consulta.

5. El convenio entre López Obrador con la comunidad

Sea cual sea el resultado de la consulta, el presidente firmó un Convenio de colaboración entre la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Allí se establece el acompañamiento para verificar la calidad y cantidad del agua que será utilizada para el funcionamiento de la planta. Así al contar con un vigilante externo al gobierno de México, planea dar certidumbre a las comunidades que se preocupan porque su suministro de agua se vea afectado. Además, el presidente defiende que con la termoeléctrica los costos del servicio de luz disminuirán considerablemente en la zona.