FACEBOOK

VISTAS
20 de Junio del 2019

Caso Peña-Lozoya: la clave es Fertinal

¿Por qué Fertinal puede convertirse en el Odebrecht mexicano? Éste es el caso clave que tiene investigado a Emilio Lozoya en México y al ex presidente Enrique Peña Nieto en Estados Unidos por un presunto soborno que hizo posible una compra fraudulenta de 635 millones de dólares

La estrategia de Emilio Lozoya parece tomar un rumbo claro: abrir el expediente Fertinal para intentar involucrar nada más y nada menos que al ex Presidente Enrique Peña Nieto, al ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray y al ex secretario de Energía Pedro Joaquín Coldwell.

Porque éste es el caso clave. Fertinal tiene todos los elementos necesarios para convertirse en el Odebrecht mexicano.

En mayo, una investigación de Código Magenta documentó que la compra de Fertinal de parte de Pemex fue un fraude. Se pagaron 635 millones de dólares por una compañía que, de acuerdo a tres auditorías independientes, estaba quebrada.

Pero no se trata de un escándalo normal. Existen al menos tres razones para creer que este caso es diferente y que podría tener consecuencias políticas sin precedentes en México, incluido un probable escenario en el que un ex presidente sea imputado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

1. Porque Estados Unidos está investigando la operación

Al igual que el caso Odebrecht, la venta de Fertinal se está investigando en Estados Unidos. Un informante denunció ante el Departamento de Justicia y la Comisión de Valores que Pemex violó la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero con esta transacción.

De acuerdo al diario El Universal, una de las líneas de investigación es la de un presunto soborno a favor del ex Presidente Peña Nieto.

Código Magenta hizo público el mecanismo a través del cual se habría pagado esta coima: en septiembre de 2015, tres meses antes de la venta a Pemex,  se autorizó un dividendo de 51 millones de dólares a favor de los accionistas de Fertinal.

Esto representó un doble conflicto de interés porque la compañía estaba quebrada, es decir, no tenía utilidades que repartir; y porque la negociación con Pemex estaba en curso cuando se aprobó el dividendo.

Fuentes cercanas al caso dijeron a este medio que de ahí habría salido el dinero para pagar el soborno a un alto funcionario del gobierno federal, una condición necesaria para garantizar la voluntad política de esta operación.

2. Porque el caso Fertinal fue aprobado por el consejo de Pemex

El abogado de Emilio Lozoya tiene razón cuando dice que su cliente no actuó solo. La causa que se le sigue en la Fiscalía General de la República está relacionada con la venta de Agro Nitrogenados, una empresa de Altos Hornos de México que Pemex adquirió en estado chatarra.

Como director general, Lozoya sólo informó al consejo de esta operación, pero no le pidió su aprobación.

Sin embargo, la historia de Fertinal es diferente. Esa compra sí fue avalada por el Consejo de Administración de Pemex en la sesión extraordinaria número 900, que se llevó a cabo el 26 de octubre del 2015.

Participaron 29 funcionarios, entre los que destacan el secretario  de Energía, Pedro Joaquín Coldwell; la subsecretaria de Hidrocarburos, Lourdes Melgar y el subsecretario de Industria, Rogelio Garza.

Ésta es la prueba madre para quiénes creen que gran parte de los intereses al interior de la administración de Enrique Peña Nieto se alinearon para aprobar, promover o financiar la compra fraudulenta de Fertinal.

3. Porque la hoja de ruta del fraude está trazada en el contrato

Desde el inicio, el modus operandi de Pemex fue el encubrimiento. Se reservó la información del contrato de compra-venta celebrado con los accionistas de Fertinal.

Después, cuando se realizó una solicitud de información para pedir copia del contrato de Agro Nitrogenados y de Fertinal, el Comité de Transparencia de Pemex resolvió que ninguno de estos documentos existía. Lo cual es mentira, porque Código Magenta tuvo acceso al expediente completo de Fertinal.

La razón por la que se reservó esta información es porque el contrato de compra venta representa la hoja de ruta completa del fraude.

Ahí se estipula que la venta de Fertinal estaba condicionada al pago del dividendo a favor de los accionistas de la empresa; que éste tuvo que ser financiado por los bancos de desarrollo del Estado mexicano y que otra condición para realizar la operación fue el pago anticipado de una deuda de 425 millones de dólares que la compañía tenía con Arrendadora Internacional Azteca y Banco Azteca, la misma institución financiera en la que se registró el Fideicomiso 470, a través del cual se gestionó toda la transacción.

Esto es relevante porque vuelve sujetos de interés de los fiscales a personajes como Jacques Rogozinski, ex titular de Nacional Financiera; Enrique de la Madrid, ex Titular de Banorte; Luis Videgaray, el ex secretario de Hacienda que fungió como presidente del consejo de administración de estos bancos de desarrollo; así como los ejecutivos de Grupo Salinas involucrados en la operación.

Nada de esto implica que serán imputados, pero sí que pudieran ser llamados a comparecer, como lo ha solicitado públicamente Javier Coello Trejo, el abogado de Emilio Lozoya.

Entonces, ¿qué está en juego con el caso Fertinal? Probablemente, el mayor quiebre sistémico en la clase política mexicana desde 1994.