20 de enero 2022

1 de octubre 2021

Política

Cambios a la Ley de la Industria Eléctrica: la reforma más radical de López Obrador

La iniciativa de reforma del sector eléctrico es, hasta ahora, el intento legislativo más radical del gobierno de la 4T. El presidente López Obrador busca incrementar el control del Estado en materia eléctrica y restarle participación a privados, a quienes considera que han operado en detrimento del interés público.

Por Bernhard Buntru

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?
El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador informó que su iniciativa de reforma constitucional en materia de energía eléctrica prevé la desaparición de los principales órganos reguladores autónomos en materia energética, así como las subsidiarias de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

¿Por qué importa?
La iniciativa de reforma del sector eléctrico es, hasta ahora, el intento legislativo más radical del gobierno de la 4T. El presidente López Obrador busca incrementar el control del Estado en materia eléctrica y restarle participación a privados, a quienes considera que han operado en detrimento del interés público.

El anuncio fue presentado por el nuevo secretario de Gobernación, Adán Augusto López, figura convertida en el principal operador político del mandatario federal, lo cual anticipa la alta prioridad de la iniciativa para el gobierno de la 4T en su segunda mitad de sexenio. 

Detalles:

La reforma al sector eléctrico ha sido presentada como el primer paso de una “Transición Energética” que busca “darle su lugar a la CFE”, según explicó el presidente en la conferencia de este viernes. 

De concretarse, el titular de la CFE -actualmente Manuel Bartlett- será convertirá en uno de los hombres más poderosos del país, al tener la facultad de decidir quién sí y quién no puede generar energía eléctrica en México. 

Las modificaciones a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución contemplan: 

  • Desaparecer la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y Comisión Reguladora de Energía (CRE), órganos reguladores coordinados; así como de las subsidiarias de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
  • Cancelar los permisos de generación eléctrica otorgados y los contratos de compraventa de electricidad con el sector privado.
  • Integrar la CFE como un solo organismo autónomo del Estado, responsable de la ejecución de la Transición Energética en materia de electricidad, y que determinará las tarifas de las redes de Transmisión y Distribución, así como de usuarios finales.
  • Garanatizar a la CFE al menos el 54 por ciento de la demanda energética, permitir al sector privado participación hasta en el 46 por ciento de esta generación; aunque estos solo podrán prestar el servicio público de abastecimiento de energía eléctrica.
  • Prohibir las concesiones del litio y demás minerales estratégicos para la Transición Energética. Aquellas concesiones que ya han sido otorgadas quedarán exentas de la restricción.
  • Eliminar los Certificados de Energías Limpias.

“Es compromiso de mi gobierno garantizar la seguridad energética, como condición necesaria de la seguridad nacional”, se lee en su exposición de motivos.

En su conferencia de este viernes, López Obrador dijo que “no significa nacionalizar ni estatizar, significa darle su lugar a la Comisión Federal de Electricidad”.

El presidente había enviado la iniciativa a la Cámara de Diputados la noche de este jueves pero pidió al Legislativo «guardar estricta reserva del documento, para que primero lo explique el Ejecutivo”.

Contexto:

En febrero de 2021, el presidente López Obrador envió su primera iniciativa de reforma en materia eléctrica que igualmente buscaba fortalecer la CFE. 

El dictamen fue aprobado a inicios de marzo, tras menos de cinco horas de discusión. Los senadores de oposición alegaron que legisladores de Morena buscaban aprobar en fast-track la iniciativa que había llegado de la Cámara de Diputados la semana anterior.

Al final, la ley fue suspendida indefinidamente por un juez especializado en competencia económica luego de que varias empresas presentaran amparos en su contra, por considerar que se violaba el principio constitucional de la libre competencia.

La incisiva sucede en un contexto de renovado discurso en contra de los llamados organismos autónomos del Estado mexicano, no solo del sector energético. Este mismo viernes, el presidente cuestionó la funcionalidad de órganos como el Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el Instituto Nacional Electoral (INE).

Publicidad
Publicidad
Publicidad