FACEBOOK

VISTAS
26 de Agosto del 2020

Cabeza de Vaca, en problemas

Al panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca le están lloviendo acusaciones por todos lados.
El gobernador de Tamaulipas está inmerso en una batalla de múltiples frentes. Primero, el 16 de agosto un político opositor lo acusó formalmente por los delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero, huachicoleo, operaciones con recursos de procedencia ilícita, defraudación fiscal y desvío de recursos públicos. Segundo, un día después salió a la luz que las autoridades de Estados Unidos lo están investigando por presuntos vínculos con el crimen organizado y que colaboraron con la Fiscalía General de la República. 

Y tercero, este martes surgió un audio en el cual un funcionario estatal de Tamaulipas aseguró que García ha recibido recursos del narco. Y aunque este miércoles Raúl Eduard Monge Castillo, actual jefe de la Oficina Fiscal de la Secretaría de Finanzas de Tamaulipas, desmintió sus propias palabras alegando que fue obligado a grabarlas hace dos años mientras estuvo secuestrado por el Cártel del Golfo, lo cierto es que el mandatario panista no la tiene fácil. 
Oscuro historial
 Gobernador de un estado plagado de narcoviolencia, García arrastra acusaciones de vínculos con el crimen organizado desde que fue alcalde de Reynosa entre 2005-2007. Una investigación de la revista Proceso, publicada en 2016, revela que García estuvo preso en 1986 en McAllen, Texas, por robo de armas y fue socio de los hermanos Manuel, Fernando y Jorge Bribiesca Sahagún, con quienes hizo negocios millonarios y cuya relación no ha ocultado. “Sí, son mis amigos y me llevo muy bien con ellos, no lo voy a negar. Pero con ellos sólo me une una amistad”, le dijo al semanario en 2009 sobre los hijos de Marta Sahagún, quienes lo acompañaron en su toma de posesión como alcalde de Reynosa, el 1 de enero de 2005. Entre 2002 y 2005, García Cabeza de Vaca había sido relacionado con los hermanos Bribiesca Sahagún en negocios como la obtención de concesiones de radio, entre otros.. 
 Según reportó Proceso, en el entorno político y personal de García también han figurado personajes del crimen organizado como Osiel Cárdenas Guillén, a quien le autorizó la ocupación del estadio de beisbol Adolfo López Mateos para festejar el día del niño. 
Tras el escándalo, la Procuraduría General de la República (PGR) citó a declarar a varios funcionarios municipales. Cuestionado al respecto, el alcalde se deslindó: “Nosotros otorgamos un permiso, pero no sabíamos quién o quiénes eran los organizadores”.
 Asimismo, durante su paso por la presidencia municipal de Reynosa, el panista no fue ajeno a los escándalos de narcotráfico. Y es que el 3 de enero de 2005 fue encontrado el cadáver de su jefe de escoltas, René Izaguirre, sobre la autopista Monterrey-Reynosa. Había desaparecido días antes. Futuro incierto García Cabeza de Vaca niega todas las acusaciones. Durante la más reciente Conferencia Nacional de Gobernadores, el panista acusó al gobierno federal de “politizar justicia”. “El gobierno federal pide el trato que no da: con una mano pide el trato de Estado, pero la otra da bofetadas de partido”, expresó. 

“Lo digo con toda claridad, no voy a permitir que se construyan denuncias en la Fiscalía General de la República cuyos propósitos sean meramente electorales, a mí no me van a usar para aparecer en las encuestas de popularidad de los dirigentes de Morena”, exclamó.