FACEBOOK

VISTAS
24 de Enero del 2019

AMLO vs los gobernadores

Silvano Aureoles y Enrique Alfaro le han hablado fuerte al Presidente. Y éste no se quedó callado. El contrapeso de la oposición no está en el Poder Legislativo o en la dirigencia de los partidos políticos. Está en las gubernaturas de Jalisco y Michoacán
La relación entre el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, con los gobernadores de Jalisco y Michoacán ha tenido momentos de discrepancias. Ya no queda nada de la cercanía que existía en el 2006 entre el mandatario federal y Alfaro, cuando ambos fueron parte de la coalición PRD-PT y Convergencia, uno como candidato presidencial y otro como candidato a diputado local. Los roces entre ambos políticos han ocurrido por diversas decisiones: una de ellas, la figura de los superdelegados que impulsó AMLO, pero que el gobernador de Jalisco calificó como un atentado al federalismo. “El titular del Ejecutivo tiene la facultad de tener delegados, entonces ya no va a ser en plural (….) va a ser un delegado como parte del plan de austeridad”, señaló el Presidente de México. Mientras que el mandatario de Jalisco afirmó que no se someterán a la intromisión del superdelegado en la entidad. “(El gobierno de Jalisco) asume el enorme reto de sacar adelante a México y al estado, pero no lo hará por medio de la sumisión”, sostuvo Alfaro. Además, el desabasto de combustibles fue otro tema que provocó un desencuentro entre ellos, ya que el gobernador de Jalisco aseguró que la entidad enfrenta una crisis por la falta de gasolina. “Mientras el presidente dice que el desabasto de combustibles en Jalisco es pura publicidad, este es el tamaño de la crisis que se vive en el estado. Sin polémica, con mucha seriedad, con datos y de frente”, dijo el gobernador, quien es considerado uno de los principales opositor a AMLO. En otro frente, en un momento en el que Michoacán vive una de sus peores crisis porque maestros de la CNTE tomaron las vías del tren en reclamo al pago de nómina y prestaciones, AMLO ofreció un préstamo al gobernador Silvano Aureoles para atender la problemática, lo que fue rechazado por el mandatario michoacano. “Nosotros estamos en la mejor disposición de trasladar, transferir recursos al gobierno de Michoacán para que les pague (maestros) pero como un préstamo, como un adelanto a las participaciones federales, porque no queremos resolver problemas así”, apuntó AMLO. Tras rechazar la salida al conflicto que ofreció el gobierno federal, el gobernador de Michoacán se retractó y aceptó la propuesta. “Les informo que vamos a aceptar un adelanto de participaciones del gobierno federal por 200 millones de pesos, para pagar nómina magisterial (….)”, precisó Silvano Aureoles.