FACEBOOK

VISTAS
10 de Abril del 2020

AMLO negocia acuerdo petrolero con Trump para mantener a México en pacto de la OPEP

El gobierno mexicano acordó reducir la producción nacional de petróleo en 100 mil barriles diarios y Estados Unidos asumirá una recorte adicional de 250 mil barriles diarios para que México pueda cumplir con la cuota establecida por la OPEP+.
El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que terminó con el impasse y llegó a un acuerdo con Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo para incluir a México en un acuerdo histórico que busca recortar de manera dramática la producción global de crudo con la finalidad de impulsar los precios de los energéticos. El gobierno mexicano acordó reducir la producción nacional de petróleo en 100 mil barriles diarios y Estados Unidos asumirá una recorte adicional de 250 mil barriles diarios para que México pueda cumplir con la cuota establecida por la OPEP+. Este pacto bilateral fue resultado de una llamada que sostuvo esta madrugada el presidente López Obrador con Donald Trump, presidente de Estados Unidos. La Casa Blanca, interesada en rescatar a la industria shale del colapso, usó todos los canales diplomáticos a sus disposición para sentar a Rusia y a Arabia Saudita, dos de los tres principales productores globales, a negociar un acuerdo de recorte a la producción mundial de alrededor de 23 por ciento de la oferta total. Ambos países se habían embarcado en una guerra de precios que, conjugada con la caída de la demanda derivada de la crisis sanitaria mundial por el Covid-19, provocó un derrumbe del valor del crudo no visto desde noviembre de 2014. Hasta el 9 de abril, el día que inició la reunión ministerial de la OPEP+, el precio de la mezcla mexicana de exportación había caído 68 por ciento en lo que va del 2020. México fue el último país en aceptar el pacto propuesto por el cártel de precios. La intervención de López Obrador cerró una negociación que estuvo a punto de derrumbarse porque, un día antes, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, abandonó la reunión ministerial al no encontrar condiciones para mantener la postura de un recorte limitado. Un ministro petrolero se quejó que, de las diez horas que duró el encuentro de la OPEP+, ocho se dedicaron a hablar de México. El gobierno de Arabia Saudita, interesado en expandir su participación de mercado, argumentó que era indispensable que el gobierno mexicano se sumara al acuerdo. Antes de hablar con López Obrador, Trump sostuvo una conferencia telefónica con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y con el Rey Salman de Arabia Saudita. A pesar de que México cuenta con el programa de cobertura petrolera más grande del mundo, lo que le asegura un precio de 49 dólares por barril para la producción de exportación de este año; el consenso de analistas sugiere que el recorte puede ser positivo para Pemex. Welligence, una firma de consultoría energética, estima que un precio internacional del crudo de 35 dólares por barril implica que el 30 por ciento de la producción de la paraestatal no es rentable. Actualmente, el precio de la mezcla mexicana de exportación es de 16.54 dólares. El riesgo de que México pudiera quedar fuera del acuerdo de la OPEP+ podría derivar en una fuerte reducción de su participación en mercados clave como India, España, China y Corea del Sur, aseguró un analista. Esto agravaría la frágil posición financiera de Pemex, que cuenta con una deuda de alrededor de 105 mil millones de dólares, que presentó pérdidas por más de 80 mil millones de pesos en los dos primeros meses de 2020 y que cuenta con una calificación crediticia (descontando el apoyo implícito del gobierno federal) de “ccc”, un nivel de bono basura similar al de PDVSA. La producción petrolera de México (incluyendo a productores privados) es de 1.721 millones de barriles diarios.