FACEBOOK

VISTAS
08 de Junio del 2020

AMLO y Alfaro comienzan a distender la relación entre el gobierno federal y Jalisco

Luego de que el gobernador rectificó en su acusación inicial de que el presidente estaría involucrado en la siembra de infiltrados en las protestas de Guadalajara, Andrés Manuel López Obrador minimizó el conflicto.
La relación entre el gobierno federal y el estado de Jalisco alcanzó su punto de máxima tensión el fin de semana. Las faceta violenta de las protestas en Guadalajara por la muerte de Giovanni López, la denuncia de la Universidad de Guadalajara de que había al menos diez estudiantes desaparecidos y la acusación de detenciones arbitrarias de manifestantes a manos de elementos de la fiscalía estatal sentaron las bases para llevar el conflicto político entre Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro a un nuevo nivel. La reacción inicial del gobernador de Jalisco fue culpar al gobierno federal de las manifestaciones. Alfaro acudió a una figura retórica para explicarlo: “los sótanos del poder” de la Ciudad de México. El mensaje llegó Palacio Nacional y el deslinde fue inmediato. El domingo en la tarde, la situación comenzó a distenderse. El gobernador de Jalisco ofreció una entrevista en la que aclaró que su denuncia no apuntaba hacia el presidente López Obrador, sino a miembros de su partido. El Ejecutivo Federal acusó de recibo, diciendo que la relación con el gobierno de Jalisco es “buena a secas”. A pesar de que agregó que sintió una falta de respeto a la investidura presidencial, López Obrador puntualizó: “He dado la orden de no intervenir (en Jalisco) de ninguna manera”, haciendo énfasis en la soberanía del estado. Acto seguido, Enrique Alfaro reiteró su respeto por el presidente en una entrevista radiofónica de la mañana del lunes. La distensión ocurre luego de que el gobernador de Jalisco se mostró crítico con la actuación de la fiscalía estatal y que aseguró que la primera prioridad de su gobierno sería atender las denuncias informales de los estudiantes desaparecidos. “Se evitó otro Ayotzinapa”, dijo. Las protestas del fin de semana fueron la culminación de meses de conflicto entre la federación y los estados gobernados por partidos de oposición. Los mandatarios estatales, que se reunieron el sábado en Casa Cuervo, Jalisco; aseguran que el presidente ha ignorado sus peticiones relacionadas con la transferencia de recursos para hacer frente a la crisis económica y sanitaria derivada del Covid-19.