5 de julio 2022

21 de junio 2022

Política

Adán Augusto, Ebrard y sus WhatsApp

El canciller anunció la apertura de un canal público de “What’s up” para mantenerse “comunicado” con sus partidarios. Mientras tanto, el secretario de Gobernación reveló su propia línea y a diferencia de Ebrard aseguró que “él sí responde”

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

¿Qué pasó?

En un mismo día, el canciller Marcelo Ebrard anunció la apertura de un canal público de WhatsApp para mantenerse “comunicado” con sus partidarios. Mientras tanto, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López hizo lo propio y a diferencia del titular de Relaciones Exteriores aseguró que “él sí responde”.

¿Por qué importa?

A diferencia de otras figuras de poder en Morena, como Ricardo Monreal, quien rechaza tajantemente el proceso de selección de candidatos a través de encuestas, la postura de Ebrard muestra seguridad ante un proceso que, se presume, estaría diseñado para favorecer a Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

El contexto:

  • Como ya es costumbre de fin de semana, el canciller Marcelo Ebrard encabezó un mitin este domingo ante cientos de sus simpatizantes, donde dijo que a él ya lo destapó el presidente Andrés Manuel López Obrador como precandidato de Morena a la presidencia de México en 2024.
  • El secretario de Relaciones Exteriores aseguró que ahora trabaja para quedar adelante en las encuestas internas que definirán al abanderado de su partido. “El presidente me destapó”, expresó el canciller.

Los detalles:

  • En una aparente “guerra” de WhatsApp, Marcelo Ebrard y Adán Augusto López Hernández liberaron sus líneas telefónicas personales para tener un acercamiento director con sus partidarios, de cara a la sucesión presidencial de 2024.
  • El secretario de Relaciones Exteriores (SRE) emitió un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, horas antes de revelar también que había dado positivo a Covid-19. “5515025360 mi what’s up para estar comunicados. Si quieren mandar mensaje los leo. Buena semana!!”, tuiteó Marcelo Ebrard, quien rápidamente recibió mensajes de que había dejado a varios usuarios “en visto”.
  • “Estoy contestando algunos de sus mensajes, si me tardo, ténganme paciencia”, añadió el funcionario a través de un video subido en sus redes sociales.
  • Horas más tarde, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López anunció su decisión de revelar su WhatsApp con el objetivo de estar en contacto con la ciudadanía, a quienes retó a que lo pusiera a prueba.
  • “Yo sí respondo, mire. Mándenme un mensaje, pónganme a prueba. De política sólo podemos hablar los domingos… ¡nombre, pregunten lo que quieran!”, afirmó el titular de la Segob en declaraciones a El Universal, al tiempo de compartir su número personal 9933114438.
  • De acuerdo con versiones periodísticas, el secretario de Gobernación estaría fungiendo como operador de López Obrador para debilitar a Ebrard frente a Sheinbaum, a todas luces, la elegida para continuar con el proyecto de la 4T.
  • “Marcelo (Ebrard) no tenía las estructuras de Morena a su favor, pero podía ofrecer interlocución y, sobre todo, futuro. La idea de Adán (Augusto) es quitarle esas herramientas. La interlocución tiene que volver a Bucareli, y ahora también puede ofrecer futuro. Desde ahí lo puede debilitar mucho”, reveló una fuente de Palacio Nacional al portal La Política Online.
  • Trascendió que después del desayuno de Toluca, que sostuvo con dirigentes y militantes de Morena la semana pasada, López Hernández habría conversado con sus colaboradores más cercanos para anunciarles su objetivo de minar los esfuerzos de Ebrard por mantenerse en la sucesión presidencial.
  • Y es que según datos de la mayoría de las encuestas, Adán Augusto no pasa de los siete puntos porcentuales, cifra que ha sido constante los últimos meses y que contrasta con los cerca de 30 puntos que ostentan tanto Sheinbaum como Ebrard, por lo que al interior de Palacio Nacional afirman que su papel será “legitimarlos”.
  • “Como hizo Mario Delgado en 2017, cuando Sheinbaum ganó la candidatura de la Ciudad de México. Cuando un competidor sale a levantar el brazo del ganador, el margen para los berrinches se acota”, añadieron los consultados por el citado medio.
Publicidad
Publicidad
Publicidad