3 de noviembre 2020

Internacional

Trump vs Biden: el 2020 no es como el 2016

Pese a que la boleta electoral figurará a un candidato republicano y uno demócrata, esta contienda presidencial no podía ser más diferente a 2016.

Por Redacción Magenta

COMPARTE ESTA HISTORIA

Lo que está en juego este martes 3 de noviembre de 2020 es el futuro de Estados Unidos y con ello, el futuro de la humanidad.

Al menos así lo definen los dos personajes que buscan convertirse en el presidente número 46 de su país: Joe Biden y Donald Trump.

Y aunque la boleta figurará -como de costumbre- a un candidato republicano y a uno demócrata, la elección de este año no se equipara -en lo absoluto- con la de 2016.

Primero que nada, si hace cuatro años se pensaba que Donald Trump no era más que un chiste que pronto se desinflaría, hoy ya se le toma un poco más en serio.

Aunque las encuestas lo ubiquen 10 puntos por debajo de Joe Biden.

Pero la diferencia con 2016 va mucho más allá. Y es que cuatro años de Trump han acelerado la polarización política que viene creciendo en Estados Unidos desde hace décadas.

Cuatro años en los cuales la política de la división ha sido política de Estado.

Cuatro años en los cuales las teorías de conspiración se han afianzado entre ciertos grupos demográficos con la ayuda del propio presidente y de una nueva cultura política inspirada en él.

Cuatro años en los cuales el Partido Demócrata ha tenido que dejar el centro para moverse más hacia la izquierda.

Y cuatro años en los cuales las redes sociales han implementado nuevas restricciones al flujo de (des)información política.

Pero eso no es todo. Este 2020 -año de pandemia-, las elecciones presidenciales se están llevando a cabo en un clima de desconfianza generalizada: en varios estados de la Unión Americana, los demócratas acusan a las autoridades electorales de dificultar el voto a las minorías raciales que conforman su base.

Por otro lado, los republicanos temen que los millones de votos que se ejercen a distancia faciliten un fraude electoral.

Por eso, la tensión está por los cielos. Porque el 83% del electorado dice estar “Muy interesado” en la votación, una cifra nunca antes vista.

Y finalmente, la constante: el Colegio Electoral, aquel órgano formado por 538 individuos quienes, al final, serán quienes definirán el resultado de elección. Aquel órgano que otorgó la victoria en 2016 al entonces candidato Donald Trump, pese a que este había perdido el voto popular. Aquel órgano en el cual el presidente Donald Trump pone todas sus esperanzas.

Y por lo pronto, preparémonos para un nuevo futuro.

Publicidad
Publicidad
Publicidad