FACEBOOK

VISTAS
12 de Abril del 2020

Hay dinero pero falta atención médica

El 65% del presupuesto de 2019 para infraestructura pública de salud no se ha usado. ¿Y en qué se iba a gastar?
El año pasado el presupuesto destinado a infraestructura del sector salud fue de 17 mil 752 millones de pesos. Pero el gobierno solo gastó 6 mil 242 millones. 
Esto significa que 11 mil 510 millones de ese presupuesto aprobado no se usaron. O sea, que el 65% del presupuesto destinado para comprar cosas para el sector salud, simple y sencillamente no se utilizó. A eso se le llama subejercicio. Y de acuerdo con un análisis realizado por México Evalúa, ese subejercicio es el que tiene debilitado al sistema de salud del país. Ese subejercicio es una de las principales razones de que en México no exista -hoy- suficiente capacidad para atender a todos los enfermos de covid-19 que requerirán atención médica. Porque ese presupuesto estaba destinado, en gran parte, para adquirir equipo médico y para la ampliación y remodelación de hospitales y otros centros de salud. Según estimados oficiales, 175 mil 459 mexicanos requerirán atención médica luego de contagiarse de covid19. De estos casos, se prevé que 140 mil 367 no tendrán que permanecer en un centro hospitalario. Si esta estimación se cumple, el 14%; es decir, 24 mil 564 personas, requerirá de hospitalización y de ellos serán 10 mil 528 los que necesiten ingresar a terapia intensiva. Y por si todavía no queda claro por qué se nos pide que nos quedemos en casa, México Evalúa detectó otros tres males adicionales:

Uno, que el sistema no es integral. Es decir, no todos los mexicanos nos podemos atender en la misma institución de salud, porque hay un montón, y cada una atiende a las personas dependiendo de para quién trabaja o si forman parte de la economía formal. Únicamente la Secretaría de Salud puede brindar atención a los mexicanos sin seguridad social. Esto significa menos infraestructura hospitalaria disponible para atender a la mayor parte de la población. Dos, que nos faltan médicos, camas y enfermeras. Por ejemplo, en la Secretaría de Salud, la de mayor cobertura y la que más contagiados deberá atender, solo hay 0.5 médicos por cada cien mil habitantes y 0.8 enfermeras. Dicho de otro modo, en proporción 43% menos de doctores que en China, 71% menos que en España y 72% menos que en Italia. Y en cuanto a las camas, ni se diga. En la Secretaría de Salud, el total de camas a nivel nacional es de 56 mil. De estas 56 mil, solo 2 mil 483 se ubican en el área de terapia intensiva e intermedia, que es donde se atienden a pacientes graves que requieren ventiladores mecánicos. ¿Recuerdas que las cifras oficiales contemplan a 10 mil 528 pacientes en cuidados intensivos solo por el covid-19? Y tres, que existe un desbalance geográfico; o sea, que en las zonas rurales del país es más difícil tener acceso a un hospital en el que se pueda tratar el covid-19. Porque si bien hasta ahora los brotes del virus se han concentrado en los estados con mayor infraestructura hospitalaria, cuando este alcance las zonas rurales o de menor acceso el asunto se va a complicar. Pero esta enfermedad del sector salud no es nueva. El análisis de México Evalúa reconoce que este mal lleva años. “Se trata de un problema crónico”, explica. En conclusión, los investigadores revelan una realidad indiscutible: “La mala capacidad instalada es un resultado de la mala gobernanza del gasto público”. La cuestión ahora es si se logrará corregir en tiempo y forma.